El Gran Premio de las Américas, también conocido como COTA, debutó en el calendario de F1 en 2012 y, tras una pausa impuesta por el COVID en 2020, ha estado presente todos los años desde entonces. La competición se prepara para regresar a la pista de Texas el fin de semana del 21 al 23 de octubre. Y recientemente, su propietario, Bobby Epstein, ha desvelado, que se planteó vender el trazado. Un futuro que habría sido muy diferente de haber tomado esa decisión durante la pandemia.

    El COVID apretó económicamente a la F1 y al propietario del circuito estadounidense

    Epstein ha señalado que la falta de carreras y la tensión financiera de COVID casi lo convencieron de vender el circuito pero, dado el aumento de la popularidad de la F1 en Estados Unidos, ahora se alegra de no haberlo hecho. “Todos se sienten muy bien acerca de dónde estamos y no podrían estar más felices con el camino para llegar aquí“, explicó a Sports Business Journal .

    La ciudad, los aficionados y todos los equipos han ayudado a mantener viva la llama. “El arduo trabajo de todos los empleados y nuestra ciudad siendo muy acogedora, y los fanáticos y equipos que aceptaron lo que hemos creado, hicieron esto posible, junto con Netflix y ESPN llamando más la atención sobre el deporte. Ciertamente, hace varios años, con COVID, hubo un momento en el que nos hubiera gustado vender la pista“, declaró.

    Epstein añadió que ese ya no era el caso y, en cambio, quiere atraer a más empresas para que inviertan en el campus de COTA y continúen construyendo su sitio. “Hay una demanda incuestionable en este momento de los inversores que buscan capturar parte del éxito de la F1. No necesitamos un socio en este momento para el negocio de las carreras, y estamos muy contentos con ese negocio. Para lo que sí tenemos la oportunidad es para crecer fuera del resto del campus“, agregó el socio gerente general de la empresa de gestión de activos Prophet Capital.

    Desde su llegada al calendario, a COTA se le han unido primero el Gran Premio de Miami y luego el Gran Premio de Las Vegas que debutará en 2023. Por tanto, serán tres pistas en los Estados Unidos, una señal del rápido aumento de la popularidad del deporte en el país y Epstein espera más números récord para el Gran Premio de los Estados Unidos de 2022.

    Para ello están invirtiendo en mejorar las instalaciones internas y de acceso al circuito para que el aficionado que vaya a ver la carrera se sienta como en casa. “Creo que nunca hemos estado tan preparados porque las entradas se agotaron con tanta anticipación. Nos permitió concentrarnos en ejecutar la parte divertida y no solo preocuparnos por la producción de tribunas y la instalación de estructuras temporales. Nuestro negocio no es organizar la carrera, es todo lo demás, ejecutar la experiencia de los fanáticos lo mejor que podamos. Nos estamos enfocando en cosas como una operación masiva de alimentos y bebidas, bandas y entretenimiento adicionales, más áreas sombreadas, pasillos mejorados, estacionamiento mejorado … cosas que hacen que la experiencia del huésped sea mejor“, concluyó.

    Fuente: www.caranddriver.com