Lewis Hamilton es un cabeza dura. El siete veces campeón quiere despedirse dejando buena imagen en la pista, por eso no se plantea decir adiós a la F1. Si se va que sea luchando por recuperar lo que un día fue suyo durante tanto tiempo. Y si le vuelven a ganar con las mismas armas, entonces pensará en marcharse. Alguien tan talentoso como él, más joven y habrá que ver si con tanto palmarés, le ha destronado. Max Verstappen le arrebató la corona, pero la paciencia y el amor de Hamilton por la Fórmula 1 son elementos más poderosos. Pese a una temporada 2022 más que discreta, el inglés tiene claro que su pasión por las carreras sigue intacta. Levantarse, trabajar, correr y vencer. Sacar el momento martillo, que esta temporada se ha diluido, para 2023. En una entrevista para MotorSport.com, el de Stevenage recuerda uno de sus momentos mas difíciles en la categoría como fue Abu Dhabi 2021, su gris actuación en la presente temporada y el futuro con el mono puesto ligado a la F1.

    Continuidad en la F1… Y en Mercedes

    El deseo de seguir con su actual equipo es más fuerte que nunca. Renovar con Mercedes, pero¿ cuándo?: Vamos a renovar. Vamos a sentarnos y a discutirlo en estos próximos meses, diría yo. Mi objetivo es continuar con Mercedes. He estado con Mercedes desde que tenía 13 años. Y realmente Mercedes-Benz es mi familia. Han estado conmigo en las buenas y en las malas. Estuvieron conmigo cuando me expulsaron del colegio. Estuvieron conmigo en todo lo que pasó en 2020. Se han quedado conmigo a pesar de mis errores, y la mierda que ha salido publicada en la prensa; se han quedado conmigo pese a los altibajos“, señaló en una entrevista a varios medios, tras el Gran Premio de Estados Unidos.

    Seguir ligado a la Fórmula 1: “Pero quiero seguir corriendo. Me encanta lo que hago. Llevo 30 años haciéndolo y no creo que deba parar. Diría que aún me sigo ganando el sueldo. Quiero hacerlo mejor, todavía. Pero pienso estar aquí más tiempo“, comentó.

    Regresar a la victoria y continuar con su pasión. Volver a estar delante. Eso sigue siendo su objetivo a corto y medio plazo. No abandonar el barco: “Respecto a mis planes para el futuro… cada año, al final de la temporada, te sientas, reflexionas e intentas averiguarlo. No sé cómo lo hacéis vosotros, pero yo intento analizar mi año y analizar mi plan de tres a cinco temporadas. Es difícil hacer diez. ¿Dónde me veo? ¿Qué cosas quiero hacer? ¿Cuáles son mis objetivos? Y se van añadiendo cosas. Y también estoy empezando a pensar en varios proyectos empresariales, porque tengo muchos negocios en marcha. Tengo un montón de cosas que me han salido bien, realmente positivas, que tienen muchas oportunidades de éxito fuera de las carreras”, dijo.

    Su confianza en el equipo es plena: “Realmente creo en esta marca. Creo en la gente que está dentro de la organización. Y quiero ser el mejor compañero de equipo posible para ellos, porque creo que podemos hacer que sea aún mejor, más accesible, y más fuerte de lo que ya lo es. Creo que puedo ser una parte importante de eso”, añadió.

    En el recuerdo sigue estando muy presente Abu Dhabi 2021

    Va a hacer un año de Abu Dhabi, y Hamilton no se lo quita de la cabeza, pero cierra los rumores que salieron sobre una retirada: “Parece que fue hace años. Sin duda, me rompió el espíritu, o me destrozó el alma, como quieras llamarlo. ¿Cómo no iba a volver? No soy de los que se rinden así, la verdad. Lo que realmente me rompió fue ver que eso sucedía en este deporte, cuando hay tanta gente en la que confías. Esperas que hagan bien su trabajo. Y al final un campeonato del mundo, porque ha trabajado muy duro mucha gente, se dirime por una decisión equivocada“, recordó, reafirmándose en que la resalida tras el Safety- Car no se llevó a cabo de forma correcta.

    Le ayudó rodearse de sus allegados para olvidar el trauma: “Pero pasé tiempo con mi familia y eso me ayudó a superarlo. Me dediqué a estar con los niños, a construir muñecos de nieve y a estar presente en su día a día. Eso me permitió recuperarme de verdad. Si no hubiera estado con ellos, me habría quedado atrapado en un agujero“, agregó.

    Pasó por momentos de dolor pero casi 365 días después se niega a que esté constantemente en su mente. “Lo he superado. Me niego a vivir en el pasado. Ya lo viví en 2007, cuando era joven, y no me dejaba dormir. Solamente fue negativo. Cuando te aferras a la negatividad, cuando te aferras al odio o a lo que sea, lo único que haces es frenarte a ti mismo. Voy a seguir adelante, independientemente de lo que haya pasado en el pasado. He decidido no pensar más en ello. No hay nada que pueda hacer al respecto. Lo di todo. Lo di todo y me sacrifiqué. Pero estoy dispuesto a volver a hacerlo. Así que eso es lo que estoy tratando de hacer“, continuó.

    Los problemas de la temporada 2022: el porpoising

    El W13 es un monoplaza complicado de conducir. Ha perdido la racha de victorias y ya no va sobre raíles. Mercedes acabó comprendiendo sus problemas y no ha sido una época agradable: “Cuando nos reunimos en febrero todos éramos optimistas. Todos nos decían que íbamos a tener un coche muy rápido, y estoy seguro de que todos los que trabajaban en él estaban convencidos de ello. Está siendo una temporada muy dura para todos los miembros del equipo. Pero descubrir que el maldito coche no funcionaba, y que teníamos mucho rebote, fue duro para todos. Creo que todos lo pasamos mal. Pero creo que, sorprendentemente, nos ha ayudado a vivir una transformación con mucho potencial. Nos hemos hecho más fuertes y nos ha unido como equipo“, respondió.

    Unas veces funciona y otras no. Eso provoca que se mentalmente sea más duro: “Creo que no me costó demasiado, ya desde el principio. Obviamente, vas desgastándote, porque tienes la esperanza de volver a estar delante y estuvimos un tiempos in hacerlo. De repente empezamos a terminar algunas carreras en el podio, pero a la siguiente prueba ya no. El coche es bueno un fin de semana, luego deja de serlo en otros dos, tres o cuatro grandes premios, y después vuelve a funcionar. Y nunca lo sabes. Ha sido un año muy confuso a nivel emocional“, manifestó.

    “Crees que el coche va muy bien en un fin de semana, o los ingenieros te dicen que tienes un margen de mejora de tres décimas, pero cuando llegas al circuito resulta que eres una décima más lento”, añadió Hamilton, que reconoció que la frustración en esos casos es enorme.

    Bajar las expectativas y no hacerse ilusiones

    Dice que ha bajado las expectativas, que siempre se pueden aprender cosas de tas situaciones: “Creo que he aprendido a no hacerme ilusiones con nada. Es mejor no tener demasiadas expectativas, así si es igual de bueno, es igual de bueno, y si es mejor, es mejor. En términos de preparación, creo que somos mejores que antes. Siempre hay cosas positivas y experiencias de las que puedes aprender”, concluyó.

    Fuente: www.caranddriver.com