Para aquellos que no sigan la Fórmula 1 con asiduidad, la temporada 2022 puede darse por cerrada. Con tres carreras para el final, ambos campeonatos mundiales han quedado sentenciados. Max Verstappen ganó su segundo título consecutivo de pilotos en Japón, y Red Bull se proclamó campeón del mundo de escuderías en el Gran Premio de Estados Unidos. La formación austriaca posee ambos títulos mundiales por primera vez desde 2013. Monopolio. Max ya ha igualado el récord de más victorias en una misma temporada, trece, y va a por más a falta de tres. Por eso, aún quedan alicientes en este campeonato. Este fin de semana podrá conseguir La 14 en el GP de México, además sigue viva la batalla por el segundo puesto de pilotos, que Ferrari salve el honor y el duelo Alpine- McLaren y Alfa Romeo- Aston Martin.

    Ganador insaciable e incansable

    Con el botín asegurado no frenan en su ímpetu de victorias y desean ampliarlo más: “Ahora hemos asegurado los títulos mundiales de pilotos y constructores, pero también queremos ganar aquí. Seguimos presionando y haremos todo lo posible para seguir siendo competitivos durante el resto de la temporada”, explicó Verstappen en la previa del Gran Premio de México.

    El circuito Hermanos Rodríguez es uno de los trazados más exitosos en la carrera del neerlandés en la Fórmula 1. En 2017 y 2018 venció y el año pasado sumó una tercera victoria en territorio mexicano. “Tengo muchas ganas de volver a México. Me encanta la comida allí, ¡especialmente los tacos!. Parece que siempre nos va bien como equipo en México. El año pasado, por supuesto, fue increíble ganar allí y esperamos tener el mismo desempeño nuevamente este año. Siempre es agradable ver a todos los fanáticos de Red Bull en las gradas, son muy apasionado y siempre hay mucho apoyo para Checo, lo cual es genial de ver“, cerró en sus declaraciones.

    Fuente: www.caranddriver.com