Una semana desde que Max Verstappen consiguió su segundo título mundial de Fórmula 1. Al ganar el Gran Premio de Japón, llegó a una ventaja insuperable (más de 100 puntos) con cuatro carreras restantes. Después de varios abandonos en las primeras carreras, el neerlandés todavía estaba a unos 40 puntos de Charles Leclerc después de tres GP , pero rápidamente le dio la vuelta. Max salió victorioso en España y Azerbaiyán, mientras que el piloto de Ferrari se retiró del primer puesto por problemas técnicos. En Francia, Leclerc, volvió a abandonar el primer puesto en un error de pilotaje y Verstappen aprovechó, ganó la carrera y amplió su ventaja a 63 puntos. Fue ahí donde sintió que iba a ganar el Mundial.

    Francia, el punto de inflexión

    Después de ganar el título mundial en Suzuka, Verstappen admitió que en algunos momentos ya pensó que tenía una buena oportunidad de conseguir su segundo título mundial, pero después del GP de Francia esa creencia realmente comenzó a crecer. “El momento en que pensé que íbamos a ganar el título, creo que fue después de Paul Ricard. Ampliamos bastante la ventaja allí. Teníamos un coche bastante competitivo y sabíamos que sería emocionante en las siguientes carreras, pero ya pensé que era una ventaja que no podíamos ceder”, reveló el piloto de Red Bull

    Precisamente en Paul Ricard comenzó el idilio y la racha de imbatibilidad de Verstappen, porque ganó su primera de cinco carreras consecutivas. En Hungría, Bélgica e Italia logró esas victorias remontando: décimo en Budapest, decimocuarto en Spa y séptimo en Monza respectivamente.

    Tras su triunfo en Suzuka, su marca se sitúa ahora en doce victorias en la presente temporada 2022, y está a una de igualar el récord de más victorias en la misma temporada que comparten dos alemanes: Michael Schumacher y Sebastian Vettel. Y a dos de superarles a falta de cuatro carreras.

    Fuente: www.caranddriver.com