El Gran Premio de Estados Unidos de Fórmula 1 estaba marcado en el calendario por el equipo Mercedes, y es que los germanos creían que en Austin era el lugar para conseguir la primera victoria de la temporada. En la tierra de las oportunidades sopesaron que su momento había llegado, por eso introdujeron una nueva actualización, la última, a su W13. Los de Brackley se colocaron con el heptacampeón Lewis Hamilton en segunda posición, una situación bastante favorable para lograr una victoria, y disfrutaron con el duelo entre el británico y Verstappen en las vueltas finales, pero la batalla se decantó en favor del actual campeón del mundo una vez más. Wolff cree que mejoraron tres décimas pero aún están lejos y que en la mente del equipo aún retumba lo vivido en Abu Dhabi, la batalla con el piloto de Red Bull le provocó avivar las cenizas que habían quedado enterradas.

    Abu Dhabi en la conciencia para siempre

    Toto Wolff sabe del esfuerzo que el siete veces campeón del mundo ha llevado a cabo para regresar a la senda de la victoria, y continúa pensando que lo que sucedió en la última cita del 2021 le afecta: “Lo del año pasado es algo que nos pesará para el resto de nuestras vidas. Estamos hablando de automovilismo y no del mundo real, pero desde el punto de vista deportivo, nos va a pesar para siempre“, reveló en Sky F1.

    El jefe de Mercedes es positivo y ve el gran trabajo del equipo reduciendo la diferencia aunque les separa aún otras cuatro décimas. “Teniendo en cuenta dónde empezamos la temporada, estábamos a kilómetros de distancia y tuvimos grandes contratiempos, así que es bueno ponerse al día poco a poco. Y se lo debemos a Lewis Hamilton para darle un monoplaza que sea capaz de ganar y luchar por los campeonatos de nuevo”, continuó.

    El piloto británico ha declarado en repetidas ocasiones que ha trabajado mucho más con sus ingenieros y mecánicos para resolver sus problemas y tener un coche capaz de estar entre los mejores en 2023. Como era de esperar, Wolff le apoya y defiende: “Su desarrollo como ser humano es increíble, pilotando el monoplaza todos estamos viendo lo que es capaz de hacer, pero por otro lado, cómo se desarrolla para apoyar al equipo. Porque cuando bajamos el nivel, normalmente es el piloto el que arrastra a todo el mundo, pero en nuestro caso ha sido lo contrario, ha vuelto a la sala de ingeniería tanto como si hubiera tenido una mala carrera, como si hemos metido la pata con la estrategia“, agregó.

    Admite que la visión hacia los pilotos ha cambiado y que también han sido ellos quienes se han involucrado más con las escuderías: “En el pasado llamábamos a los pilotos contratistas, se llevaban un gran cheque y luego se iban al siguiente lugar, como los futbolistas, pero en nuestro caso, ya no hay contrato, es un piloto que forma parte del equipo y, como todos los demás miembros, respeta la aportación colectiva, así que es fantástico ver esa evolución“, concluyó el jefe de Mercedes.

    Fuente: www.caranddriver.com