Brasil celebró el pasado 30 de octubre la segunda vuelta de las elecciones generales con las que se elige al presidente, al vicepresidente y al congreso nacional. La jornada electoral arrojó un resultado tremendamente ajustado, con una victoria lograda con el 50,9% de los votos. Esto no hace más que poner en contexto la polarización que sufre el país americano, que tras el cierre electoral ha sufrido numerosas protestas de la ciudadanía que se extienden hasta estos días.

    Protestas post electorales

    Las protestas han sido muy diversas, encontrándose entre ellas el cierre de carreteras. En uno de estos parones, llamó la atención ver varios camiones atascados portando material de equipos de Fórmula 1, siendo especialmente reconocible el del equipo Ferrari, que ya iban camino del Autódromo José Carlos Pace, más conocido como Interlagos, sede del Gran Premio de Brasil de Fórmula 1, o más bien, el Gran Premio de Sao Paulo.

    En cuanto las imágenes se empezaron a distribuir por redes sociales, nacieron las dudas sobre la posibilidad de la correcta celebración del mencionado Gran Premio, el cual está fechado para el próximo 13 de noviembre, pues es complicado lanzar una predicción de si las protestas se van a detener en breve, o van a ir escalando.

    Desde Brasil, ningún órgano oficial se ha pronunciado al respecto, debido a la delicadeza de la actual situación. En cuanto a la Fórmula 1, también ha guardado silencio de forma oficial, no haciendo comentarios sobre el tema, pero sí que ha utilizado a los voceros para que se encarguen de expandir que la celebración del Gran Premio de Brasil no corre ningún tipo de peligro.

    Actitud que entraba dentro de lo esperado, pues la Fórmula 1 solo usa este tipo de conflictos para forzar en las renovaciones, y Brasil tiene un sólido acuerdo cerrado, como también ocurrió recientemente en Arabia Saudí, donde ni el impacto de un misil a escasos kilómetros del trazado ni la amenaza de plante de los pilotos evitó que se celebrará un Gran Premio.

    Bahréin y poco más

    Solo Bahréin ha cancelado una carrera de Fórmula 1 recientemente por estas razones, y ocurrió más por deseo de Bahréin, que quería calmar las aguas, que por otro motivo. También está el caso de Vietnam, donde los promotores fueron detenidos y la opinión pública se volvió en contra, pero en el caso del Gran Premio no nato, la pandemia por Covid tuvo gran parte de culpa.

    Fuente: www.caranddriver.com