Tema mil veces comentado a lo largo de la temporada. Ferrari estaba llamado a ser el equipo dominador de este 2022. Esto se debió al gran rendimiento mostrado por Charles Leclerc a principio de temporada, tanto en clasificación como en carrera. Tras las tres primeras citas, Leclerc sumaba dos victorias y un segundo puesto. El llamado a ser su máximo rival, Max Verstappen, una única victoria, 25 puntos de 75 posibles por 68 del monegasco.

    ¿Ferrari vs Red Bull? Ferrari vs Mercedes

    La temporada avanzó como todos ya saben, y carrera a carrera Red Bull iba poniendo tierra de por medio hasta que llegado un momento, el título de Ferrari era una quimera. La situación ha empeorado hasta el punto de que los italianos pueden perder la segunda plaza en el campeonato de constructores. Entre abandonos, alguno provocado directamente por un Mercedes, pérdida de rendimiento, y carreras extrañas como la de México, donde tuvieron que limitar la entrega de potencia, Mercedes ha ido recortando poco a poco desde el verano, hasta el punto de que la diferencia es de 40 puntos con dos carreras, una de ellas sprint, por delante.

    Antaño, quedar cuanto más arriba, mejor, pues suponía un importante incremento de los premios repartidos por la FOM. Es decir, a mejor posición, a más puntos, más dinero. A más dinero, más inversión para la siguiente temporada. Sin embargo, con el límite presupuestario, la situación ha cambiado drásticamente. Ni Mercedes ni Ferrari tienen problemas para cubrir de forma holgada el límite del presupuesto, por lo que más dinero en premios, no reporta un beneficio directo.

    Con el reglamento actual, no obstante, una mejor posición supone un perjuicio de cara al siguiente año. Se debe al reparto de lo conocido como ATP (Periodos de pruebas aerodinámicas) que se deciden en base a la clasificación del mundial de constructores tanto el día 30 de junio como el 31 de diciembre.

    La FIA prevé en cada uno de estos periodos 400 horas de túnel de viento, donde solo 80 estará el túnel en funcionamiento. O al menos así lo hacía en el reglamento original que no deja de recibir retoques. Sin embargo, dependiendo de la posición en constructores, se bonifican o penalizan estas horas. Así pues, Red Bull, campeona del mundo, solo tendrá disponible el 70% de las horas, que aplicada la sanción del límite presupuestario, se queda en un 63%.

    Reparto de horas de desarrollo

    El segundo clasificado, dispone del 75% de las horas y el tercero, el 80% de las mismas. Así hasta el último clasificado, Williams, con un 115% de las horas. Mismo sistema de reparto para CFD.

    Por lo tanto, sabiendo que ni Ferrari ni Mercedes necesitan el premio en metálico de la segunda posición del mundial, lo lógico es pensar que mejor ser tercero que ser segundo. Solo habría que preguntar a Toto Wolff o Mattia Binotto cuánto estarían dispuestos a pagar por un 5% extra de horas.

    La pega, especialmente en el caso de Ferrari, es explicarle a los aficionados cómo se ha pasado de ilusionarse por el título a acabar por detrás de una Mercedes que, al menos de momento, no ha sido capaz de ganar ninguna carrera.

    Fuente: www.caranddriver.com