Jack Doohan ha dado esta temporada 2022 un paso muy importante en su consolidación para poder ascender algún día a F1, el piloto australiano de F2 está rentabilizando al máximo su primera temporada completa en la categoría inferior, donde actualmente es cuarto, y además, como fruto de la carambola que generó el ‘Caso Piastri’ y el cambio de aires de Alonso, de la noche a la mañana pasó a convertirse en uno de los candidatos al equipo francés y del que es miembro de la academia. Situación que recientemente ha repasado para la edición francesa de Motorsport.

    Carrera hacia la F1

    De este modo, Jack ha querido recordar como jugó sus cartas en aquellas semanas de agosto, con la intención de hacerse un hueco en la parrilla: “La noche que se anunció esta noticia, no tenía el número de Laurent Rossi ni nada”, recuerda el hijo del legendario Mike Doohan, sobre la noche en que Piastri desmintió su fichaje por Alpine en F1.

    De hecho, le envié un mensaje privado en Instagram, básicamente un párrafo enorme explicando por qué pensaba que podía ser candidato de ahí en adelante. Él respondió alrededor de las tres de la mañana, con su número al final, diciendo que deberíamos hablar en los próximos días”, prosigue Doohan, cuyo desparpajo le brindó una oportunidad en la que no desesperó durante varios meses.

    Hablé brevemente con Otmar la noche siguiente, y todos los días traté de hablar con quien pude, en todo el equipo de Fórmula 1, en todas sus ramas, hasta en la academia. Fue una oportunidad, y aunque no tuve grandes posibilidades, ahora que el asiento lo ocupa Pierre Gasly, no estoy aquí para decirme ‘si tan solo hubiera insistido un poco más, si tan solo lo hubiese intentado’”, señala la joven promesa, tranquilo por haber hecho todo lo que estaba en su mano, ante la oportunidad única que se le presentó.

    Durante un mes y medio, hice absolutamente todo lo que pude para tratar de conseguir este asiento. Sé que mi padre, mi equipo y yo dimos todo para intentar conseguirlo, y estoy feliz por eso”, completa el hijo del campeón de 500cc.

    Adaptación y aprendizaje récord

    Así, Jack quiso hablar también sobre la progresión que ha experimentado en las últimas temporadas, después de acabar tercero en F3 en 2021, y un magnífico debut a tiempo completo en F2, en un año donde ha ganado carreras y ocupa una excelente cuarta posición en la general, a falta de la última cita del año en Abu Dhabi.

    De esta forma, Doohan ha recordado como una vez más su naturalidad acompañada de su talento, le sirvieron una oportunidad de aprendizaje muy valiosa, y que le ha ayudado mucho en la imagen que hoy se tiene de él: “En ese momento estaba noveno en la Fórmula 2, no estaba realmente en condiciones de ir a la Fórmula 1, y los chicos decían que eso era extremadamente improbable y que nos íbamos a centrar en la Fórmula 2”, introduce el piloto sobre una valiosa experiencia:

    Le envié un correo electrónico al ingeniero jefe de Alpine, Ciaron Pilbeam, y le dije: ‘¿Te importa si asisto a la sesión informativa previa a Libres 3 o previa a Libres 1 y hasta el sábado?’ Me acomodé más en el equipo y realmente traté de entender cómo iba el fin de semana y almacenar la mayor cantidad de información posible”, recuerda el australiano, quien a partir de ese momento experimentó un cambio de mentalidad clave en su aproximación a las carreras.

    Cuando regresé a la Fórmula 2, las cosas eran mucho más simples; la información del ingeniero al piloto y todo lo que tenía que recordar, era mucho menos. Así que creo que eso también me ayudó”, dispone para concluir Jack Doohan, quien pese a no haber podido dar el salto para 2023, seguirá compitiendo en F2, ahora como candidato al título, con la intención de mantener esa progresión que algún día pueda valerle un asiento en F1.

    Fuente: www.caranddriver.com