Lando Norris no tuvo el mejor de sus grandes premios en Sao Paulo, el joven de McLaren luchó durante todo el fin de semana nuevamente con una enfermedad, como ya le pasó en los GP de España y Mónaco, al sufrir una intoxicación alimentaria que le mantuvo alejado de la acción el jueves y que le hizo ser duda hasta última hora, motivo por el cual se pudo ver cómo McLaren preparó de forma exprés a Nyck de Vries, en caso de que hubiese sido necesario buscar un reemplazo para el ‘4’.

    Una vez concluida la carrera en la que finalmente Lando se vio forzado a retirarse, el piloto británico dio detalles sobre su estado físico a lo largo de un gran premio con más acción en pista de lo habitual.

    “Una lucha constante”

    Así ha definido el de Bristol la penúltima cita del calendario de 2022, que pasó a convertirse en todo un reto para un Norris que se vio obligado a tomar medidas extremas: “No comí ni bebí durante dos días. Perdí 3,5 kg. Realmente luché mucho”, revela Lando, que más allá de la imagen de estabilidad que transmitieron sus resultados el viernes y el sábado –cuarto y séptimo en la Qualy y la Sprint–, sufrió en cada momento:

    Todos pensaron que estaba bien después del viernes porque hice un buen trabajo, pero fue todo lo contrario”, asegura el de McLaren que finalmente no pudo ver bandera a cuadros en el fin de semana en que además cumplía años.

    El reto de acabar la carrera

    Así pues, de entre todos los desafíos consecuencia de la ya mencionada intoxicación, acabar la carrera se vislumbraba como el más arduo, pero también el más gratificante, dada además la excelente posición en que rodaba antes de que su monoplaza quedase detenido en pista: “Empecé a sufrir un poco físicamente, pero luego mi carrera terminó”, reconoce Lando Norris, que después de todo no pudo ver su esfuerzo recompensado con un buen botín de puntos.

    A pesar de todo, Norris quiso valorar algunos aspectos positivos de su evolución y por los que pudo competir en carrera: “Estoy bien, estoy mejorando cada día, es solo que el último día me pasó factura. Podía comer un poco antes de la carrera, podría beber algo de líquido, lo que probablemente sea lo más importante en un día tan caluroso”, añade el piloto de 23 años.

    Estoy seguro de que si no me hubiese quedado parado y hubiese llegado al final de la carrera estaría en bastante mal estado”, dispone Lando, quien no es la primera vez que se enfrenta a enfermedades bajo una climatología exigente es esta temporada: Pero la duración fue difícil al final de la carrera sprint, estaba en muy malas condiciones”, dijo para finalizar un Lando Norris, que tras este abandono tiene casi imposible plantar cara a Alpine en el mundial de constructores de cara a la última carrera en Abu Dhabi.

    Fuente: www.caranddriver.com