Toto Wolff y Mercedes hace tiempo que ya asumieron que no estarían de vuelta en 2022, el team principal junto con el resto del equipo llevan tiempo dando señales de que el concepto actual padece fallos irreparables, y que serán subsanados para 2023, dejando el resto de la presente campaña en barbecho, con el objetivo de retomar la senda de la recuperación el próximo año.

    Sin embargo con el paso del tiempo en esta segunda mitad de temporada, las flechas de plata han sumado importantes tentativas a la victoria, y varios podios, alcanzando el mejor estado de forma en varias carreras que pudo haber ganado Hamilton –Holanda, Austin y México–, y al mismo tiempo poniendo en jaque a Ferrari en la lucha por el subcampeonato del mundo de constructores.

    Tras el GP de México el propio Wolff valoró estas tentativas a lo más alto, eligiendo entre ellas en base a la filosofía de Mercedes.

    Mejor una victoria

    Así el gerente austriaco ha revelado que para Mercedes sería más valioso subir a lo más alto del podio en alguna de las dos carreras que quedan por disputarse, antes que arrebatarles a Ferrari el segundo lugar en el campeonato, algo que sobre el papel podría ser más estratégico: “Un éxito sería la prueba de que nuestro coche está de vuelta en la lucha por las victorias”, valoró el de Mercedes tras la carrera en México, tildando este deseado logro de éxito, y con el que en parte salvarían una triste temporada para el campeón del mundo las últimas 8 temporadas.

    El segundo lugar en el campeonato también podría significar que los demás cometieron errores y tú simplemente anotas más puntos” compara Wolff haciendo caso omiso al hecho de la mejor retribución económica que supondría acabar por detrás de Red Bull en el campeonato –si bien esta recompensa con el techo presupuestario ahora pierde importancia–.

    Así, Toto da una muestra más de como los grandes equipos anteponen la gloria a la rentabilidad en Fórmula 1, pues del mismo modo que las estructuras favoritas realizan grandes inversiones con tal de conseguir sobre todo el campeonato de pilotos; conceden también mayor importancia a un triunfo que al subcampeonato. Todo cuestión de prestigio.

    Frustración por impotencia

    Ello no quitaría que para Wolff y Mercedes el segundo puesto no se haya convertido en una posibilidad a por la que se lanzarán de cara a estas dos últimas pruebas: “Ser segundos sería un consuelo seguro, porque Ferrari tenía el coche más rápido al comienzo de la temporada. Sería genial terminar por delante de ellos pero, de nuevo, no es nuestra principal prioridad. La principal prioridad es entender el coche y tener un monoplaza rápido en pista”, dispone el team principal, insistiendo en el objetivo de potenciar las posibilidades del coche para el próximo año.

    Siempre hay un sentimiento de frustración. Pero hemos recorrido un largo camino. Estamos en la lucha por la victoria y por poner ambos coches en el podio, y los Ferrari han estado detrás de nosotros. Tenemos que ser humildes con lo que hemos logrado apuntando alto”, declaró un Toto Wolff tras México, decepcionado por no conseguir el ansiado triunfo, pero sabedor de que poco se puede hacer contra un equipo que ha ganado las últimas 9 carreras seguidas.

    Fuente: www.caranddriver.com