Andreas Seidl fue una de las sorpresas relámpago que se unió al aluvión de cambios de asiento entre los jefes de equipo de F1 hace unas semanas. De esta manera, el que fuese team principal de McLaren desde mediados de 2019, dará un arriesgado pero prometedor paso en su carrera, al convertirse en nuevo CEO de Sauber, en vista de la futura asociación de la escudería suiza con la marca Audi, propiedad del grupo Volkswagen.

    Como consecuencia de este movimiento, Brown y McLaren confiarán la gestión deportiva del equipo al veterano ingeniero, Andrea Stella, antiguo ingeniero de pista de Fernando Alonso en su etapa en Ferrari. Cambios de puesto sobre los que el propio Zak Brown ha querido hablar, ofreciendo explicaciones de lo sucedido.

    Stella, parte de la familia

    De este modo, el gerente de McLaren ha querido expresar una vez más su confianza en el italiano, en quien tiene depositada toda su fe para seguir creciendo: “Creo que todos estos equipos de carreras son grandes en el esfuerzo grupal y deberían ser más fuertes que cualquier individuo. Creo que Andrea tiene una gran cantidad de experiencia y, en muchos sentidos, ya lidera el equipo. Dirige el equipo en el fin de semana de carrera”, estructura el americano, enfatizando en la importancia del grupo sobre los individuos, y asegurando un liderazgo estable de la mano del nuevo jefe de equipo.

    Es muy respetado por los pilotos, muy práctico, muy técnico. Así que estoy emocionado y creo que Andrea hará un gran trabajo y no creo que seamos más débiles, solo somos diferentes”, asegura Zak Brown, confiado en las habilidades se Stella para seguir el testigo de Seidl al frente del muro de McLaren.

    Los motivos del adiós

    Posteriormente, Brown ha querido abordar los motivos que han guiado la decisión del ya ex team principal de McLaren, Andreas Seidl, quien pasará a unirse a Sauber. Así para Zak este movimiento no tiene ninguna relación con la baja de rendimiento de McLaren en 2022: “No creo que esa fuera su decisión, porque estas [mejoras]están a la vuelta de la esquina”, niega el empresario, revalorizando la capacidad de recuperación de su equipo.

    Inicialmente me notificó [el cambio] para 2026, y para 2026, estaremos funcionando bien con toda nuestra infraestructura” insiste el CEO de McLaren.

    En consecuencia, Brown ha querido atribuir la marcha de Andreas Seidl a sus raíces tanto natales como laborales: “Creo que es más un caso de donde viene él. Cuando se unió a nosotros era porque el grupo Volkswagen en el que él estaba, miraba a la F1 pero al final decidieron no entrar, y ahora están de vuelta”, establece Zak Brown refiriéndose al pasado de Seidl en la división deportiva del grupo Volkswagen, en donde Andreas dirigió equipos de BMW y Porsche para el DTM y el Mundial de Resistencia.

    Era un entorno del que provenía cuando tenían la intención de competir en la Fórmula 1, y ahora van a competir en F1 y él todavía vive en Alemania”, avanza Brown, extendiéndose en otros motivos personales ligados a su nacionalidad y familiarización con la marca.

    Así que no creo que nuestra situación actual sea lo que impulsó su decisión. De hecho, no creo que fuera McLaren lo que impulsó su decisión” extrae el ejecutivo quien finaliza refiriéndose a las aspiraciones personales de Seidl, las cuales solo Sauber podía cubrir: “También quiere ser CEO, y esa oportunidad no existe actualmente en McLaren. Entonces, creo que se trataba más de la oportunidad [en Audi y Sauber] que de la falta de oportunidades en McLaren”, finaliza Zak Brown, que pese a la abrupta noticia ha tenido una respetuosa despedida con Andreas, a quien no forzará a guardar el tradicional ‘gardening’ de ingenieros que cambian de equipos.

    Fuente: www.caranddriver.com