La nueva Fórmula 1 ha aterrizado con el objetivo de derribar todos los moldes y concepciones previas que hasta hace poco se tenían de este deporte y esta categoría, en un intento por renovar la F1 que ha salido parcialmente bien en su primer paso, aunque muchos de estos cambios llegarán de forma paulatina con el paso de los años.

    Esencialmente, una nueva reglamentación técnica y la implantación de un limite presupuestario a los equipos, cada vez más restrictivo, son los pilares en los que se asienta la idea de una F1 utópica donde la igualdad entre equipos y la facilidad para adelantar en pista multipliquen en espectáculo. Sin embargo, desde el punto de vista de Zak Brown, la fusión de ambos reglamentos deja una escasa vía de actuación para los equipos, por lo que el CEO de McLaren pide un cambio de enfoque.

    Abrir la mano a la creatividad

    Y es que según el presidente de McLaren, el hecho de tener un reglamento técnico tan restrictivo como el actual, limitando mucho la capacidad de innovación de los ingenieros, y un techo presupuestario que capa de tal forma la posibilidad de evolución, pintan un panorama poco esperanzador para el trabajo en las fábricas de las escuderías: “Si se tiene un límite de gastos, entonces debería haber más libertad técnica dentro del límite económico”, pide el magnate estadounidense, instando a favorecer una mayor divergencia en el desarrollo y evolución de los monoplazas, que sin duda enriquecería a la F1 como ya sucedió en épocas pasadas:

    Entonces verías más innovaciones y toma de mayores riesgos y los coches tendrían un aspecto aún más diferente”, dispone Brown, evocando a un modelo de Fórmula 1 donde las diferencias puedan surgir de aprovechar mejor los márgenes de un reglamento técnico, actualmente enormemente asfixiante.

    Una F1 más abierta

    En consecuencia, Brown valora la situación actual, fruto de la implementación de las nuevas normas económicas y técnicas: “Si estás el límite, entonces tienes dos [pautas] como ‘Todo tiene que verse exactamente así’ y ‘No puedes gastar más que eso”, describe el estadounidense, insatisfecho por el reducido margen de actuación resultante de tanta restricción.

    Simplemente deja de gastar y haz lo que quieras. Creo que generarías más innovación y todos aprenderían unos de otros”, propone en consecuencia Zak Brown, partidario de un mayor aperturismo técnico, por el que los equipos e ingenieros pudiesen ser más arriesgados y presentar propuestas más audaces y dispares a las de sus contrincantes, todo ello al amparo de un techo presupuestario como el actual.

    Para apoyar su tesis, Brown evoca a uno de los cambios reglamentarios más recientes y que permitió una gran explotación de vacíos legales: “Fue como cuando Brawn hizo el doble difusor [en 2009], tuvieron una gran ventaja”, recuerda el empresario al frente de McLaren.

    Pero al final del año, estaba equilibrado, así que creo que podrías conseguirlo. Esa es la parte fascinante de este deporte”, agrega Brown, confiado en que una mayor libertad en el diseño de los monoplazas favorecería el espectáculo, en la ‘carrera’ de la innovación entre las distintas marcas.

    Convivir con el techo presupuestario

    Finalmente, Brown cambia de tema para pasar a analizar de qué modo influye el límite de gastos en la planificación y gestión de los equipos: “Es estresante porque quieres acercarte lo más posible al tope”, opina el CEO, que a su vez plantea los riesgos de querer acercarse demasiado al tope: “Si tienes un accidente o algo o algo sale mal entonces podrías rebasarlo, pero hicimos la prueba [en 2020]”, revela el norteamericano.

    Así, ante todos los interrogantes que surgen de una normativa tan nueva, nunca antes vista en F1, Zak recuerda como trabajaron para determinar los límites: “Nuestro CFO tuvo muchas aclaraciones y oportunidades para hacer preguntas e hicimos muchas. Federico [Lodi, jefe de regulaciones financieras de la F1] y la FIA hicieron un excelente trabajo”, sostiene Brown, reconociendo la buena labor de la FIA a este respecto:

    Hubo claridad y fue algo así como en caso de duda, hacer la pregunta”, concluye Brown en lo que puede entenderse como una sutil recriminación a la forma de proceder de Horner y Red Bull, excusándose en malentendidos e interpretaciones diferentes de dichas reglas para justificar el haber superado el límite económico establecido durante 2021.

    Fuente: www.caranddriver.com