Como viene siendo costumbre, la FIA ha celebrado su habitual gala de final de temporada con la que nuevamente pone fin a un curso en lo automovilístico, que en menos de lo esperado recobrará su actividad con una nueva campaña en 2023 repleta de actividad en un gran número de categorías y competiciones a las que ayer se rindió homenaje en la ciudad italiana de Bolonia.

    A pesar del amplio número de condecoraciones otorgadas y de campeones que pasaron por el escenario, algunos conocidos en el gran circo como Stoffel Vandoorne –Campeón del Mundo de Fórmula E–, Kamui Kobayashi o Brendon Hartley –tercer y primer clasificado en el Mundial de Resistencia–; la Fórmula 1 volvió a copar un lugar de privilegio en la ceremonia, constituyendo el momento más esperado del evento y con el que se puso fin a la velada.

    La ausencia de Hamilton y el homenaje a Murray

    En lo referente a la F1, la noche comenzó con la entrega a distancia a Lewis Hamilton del reconocimiento a la acción del año de la FIA, siendo elegido como momento más especial la maniobra de adelantamiento que el británico efectuó simultáneamente sobre Pérez y Leclerc en Silverstone, en uno de los movimientos más electrificantes de la temporada; sorprenda o no, al igual que hiciese el año pasado, Lewis no asistió a la ceremonia para recibir su premio.

    Quien sí estuvo presente fue Gordon Murray, mítico ingeniero partícipe de la Fórmula 1 en décadas pasadas, actual CEO de Gordon Murray Automobile, y cuya historia daría para varios artículos. En esta ocasión, el ingeniero fue convocado para ser galardonado con la Medalla en Innovación del Presidente, la cual Murray subió a recibir ataviado con traje escocés.

    Los platos fuertes

    Así, se dio paso a la entrega de los trofeos a los tres primeros clasificados en el campeonato de pilotos y al campeón de constructores, de la mano de Mohammed Ben Sulayem que comenzó avisando sobre el nerviosismo de un Max Verstappen, más atento a las evoluciones del partido de su selección en el mundial de fútbol que al resto de la ceremonia.

    Previo a la ‘coronación’ del holandés, subieron al escenario sus acompañantes en lo más alto del campeonato, siendo uno de ellos su compañero de equipo, Checo Pérez, que por primera vez en su carrera consigue auparse al top 3 de un campeonato: “Ha sido un año increíble para mi equipo, soy un privilegiado de ser parte de nuestra mejor temporada en nuestra historia, y será un desafío para todos nosotros mantenernos arriba, la competición se está poniendo cada vez más complicada, pero seguiremos empujando y dando lo mejor de nosotros”, declaró Sergio Pérez como tercer clasificado de la temporada de F1.

    Por su parte, Charles Leclerc se mostró igualmente contenido en su felicidad por el logro conseguido esta temporada: “Ha sido una temporada larga, hemos visto muchos momentos frustrantes en la temporada pero también algunos bastante buenos, obviamente no podemos olvidar de dónde venimos, 2020 y 2021, han sido dos años muy difíciles para el equipo, pero seguiremos empujando. Está bien terminar segundo este año, pero trabajaremos más duro que nunca para desafiar a los hombres de Red Bull en año que viene y con suerte volver a lo más alto”, transmitió el monegasco en su discurso.

    Después de la entrega al campeón de constructores, Christian Horner, en representación de Red Bull, fue el turno del Campeón del Mundo Max Verstappen, que revalida así la corona obtenida en 2021: “Ha sido un año increíble para todos en el equipo, tuvimos un inicio de temporada verdaderamente complicado, llegué a decir en un momento que ya no creía en el título, entonces puede ver como el equipo se agarró a ello y como las cosas dieron un vuelco rápidamente y todas las victorias que hemos logrado, nunca en mi vida lo hubiese imaginado, después del año pasado ya ganar 10, volver a hacer algo así sería increíble y aquí estamos con 17 victorias en total para el equipo, ganando el campeonato de constructores para el equipo, por su puesto estamos muy orgullosos y esperamos poder seguir así por unos pocos años” compartió Verstappen sobre una temporada para el recuerdo antes de conceder unas últimas palabras con las que concluir la ceremonia.

    Es muy diferente a mi primera vez, la primera quizás fue más emotiva, porque es para lo que has trabajado toda tu vida y una vez que logras tu primero creo que solo puedes compararlo con tu primera victoria incluso tu primera pole. Son diferentes, es genial, pero la misma emoción creo que no se vive otra vez, pero creo que esta temporada ha sido más gratificante, el equipo ha sido aún más competitivo, siempre estamos centrados en los resultados y siempre queremos ganar, pero también pasamos mucho tiempo lejos de la familia y amigos, por eso es importante disfrutar de lo que haces y este año trabajar con todo el mundo ha sido muy bueno. Por esa parte, este año ha sido increíble” finaliza Max Verstappen, tras una aproximación a como ha vivido los dos campeonatos que por el momento atesora en su haber.

    Fuente: www.caranddriver.com