La temporada de Red Bull puede ser calificada con pocos adjetivos más que sobresaliente, el equipo ha batido varios de los registros históricos de mayor dominancia a lo largo de una misma campaña, superando incluso alguna de las marcas que ellos mismos ya ostentaban como el récord de victorias en un año, que hasta 2022 compartían Sebastian Vettel y Michael Schumacher.

    Sin embargo, no todo fue un camino de rosas para una escudería que comenzó la temporada a pie cambiado, protagonizando alguno de los momentos más bochornosos de la temporada, como el doble abandono de la carrera inaugural en Bahréin. Ahora, Christian Horner recuerda la carrera en que sentaron las bases de lo que han acabado siendo dos títulos mundiales nuevos para los de Milton Keynes.

    Una Ferrari que parecía imbatible

    Y es que después de 3 carreras, Ferrari y Charles Leclerc parecían tocados por una barita para conquistar todos los logros que a final han caído del lado de Red Bull, tal como recuerda Horner: “Creo que ellos tenían un coche más rápido que nosotros en la primera parte de la temporada, pero fuimos capaces de mantenernos cerca y eso fue muy, muy importante”, rememora el británico sobre las horas más bajas de Red Bull, pese a lo cual no terminaron de descolgarse del campeonato y ni de perder la fe, al contrario que un abatido Max Verstappen que llegó a renunciar al mundial tras Australia.

    Nuestro campeonato fue de 21 carreras, porque perdimos la primera por tener un doble abandono. Pero teníamos que seguir con ellos”, prosigue el director sobre las complicaciones que asediaron a la marca de las bebidas en su debut en la nueva era, y que tuvieron su repercusión en los primeros grandes premios, todo hasta que la tendencia comenzó a invertirse.

    Imola, un momento crucial

    Cambio de roles que se inició en Imola, con el Gran Premio de Emilia-Romaña, y que para el jefe de equipo sentó un antes y un después en las aspiraciones de su escudería: “Para mí, uno de los fines de semana cruciales fue Imola, con la carrera al sprint, y luego la victoria”, recuerda Christian Horner, en un fin de semana con extra de acción en pista, donde Verstappen se llevó dos victorias y el máximo de puntos con la vuelta rápida, gran actuación servida de una excelente dominancia sobre Leclerc y Ferrari, que se vio condimentada con un error de pilotaje de Charles, que finalmente acabó sexto.

    Ganar esas dos carreras para conseguir el doblete y derrotar a Ferrari en su casa fue algo muy importante a nivel psicológico, y creo que también les afectó a ellos”, sostiene en última instancia Christian Horner, enfatizando en el golpe morla que supuso para sus rivales perder en casa de aquel modo, en contraposición con lo que se vivió en el box de Red Bull, con un resultado que les permitió cargar las pilas de esperanza con un resultado que seguidamente se vio replicado con las victorias de Verstappen en Miami, España, y Azerbaiyán; en lo que en retrospectiva acabó siendo un golpe de efecto sensacional.

    Fuente: www.caranddriver.com