George Russell no tuvo la temporada de debut más sencilla en F1, el joven prometedor apadrinado por Mercedes y por Toto Wolff pudo ingresar a la categoría al año siguiente de su coronarse en F2, sin embargo el equipo en que lo hizo, Williams, no le brindó muchas oportunidades a lo largo de 3 temporadas frustrantes para el piloto, sobre todo la primera de ellas, donde la marca de Grove tocó fondo, llegando a temerse por su supervivencia en F1.

    Ahora como piloto de Mercedes, Russell recuerda cómo fueron aquellos días, en los que la mentalidad del equipo estaba centrada en mantenerse vivo día a día, más que en brindar una experiencia de aprendizaje útil para el joven George.

    Un año “único”

    De este modo ha calificado Russell el comienzo de su andadura en la categoría reina, aunque no precisamente con connotaciones positivas, en una temporada donde compartió garaje con Robert Kubica, y en la que los de Claire Williams llegaron tarde a la pretemporada, con un coche a medio hacer que de normal rendía a algún segundo de diferencia del resto de la parrilla: “Esa fue una temporada realmente única para mi primer año en la Fórmula 1, uniéndome a Williams, equipo que estaba al borde de la bancarrota”, recuerda el ‘63’ de un año en el que el equipo solo pudo sumar un punto en el caótico GP de Alemania de 2019.

    En consecuencia, el siempre analítico George Russell, se extiende sobre la situación interna de un equipo, donde se temía por la continuidad de la empresa, y por consiguiente de un gran número de empleos: “Cada fin de semana de carrera, se competía para sobrevivir; no se competía para rendir, el equipo competía para sobrevivir y los puestos de trabajo de 800 personas estaban en juego”, establece el británico, comprensivo con la compleja situación de inestabilidad que se respiraba en Williams.

    Impotencia al ver a sus amigos lucirse

    Simultaneamente, y como no puede ser de otra manera, este abrupto comienzo contrastó un tanto con las expectativas y la idealizada idea de Russell de convertirse en piloto de F1: “No tenía dudas cuando llegué a la primera carrera en Australia, estoy aquí en la Fórmula 1, un sueño cumplido. Salgo a la pista y estamos a cuatro segundos del ritmo, el coche se estaba desmoronando y estábamos siendo doblados dos o tres veces. Piensas para ti mismo ‘¿es este el sueño?’”, valora George, sobre el fatal golpe de realidad que experimentó y que se vio agigantado al compararse con los satisfactorios inicios de sus compañeros y amigos de infancia:

    Pero creo que siempre he tenido una visión bastante racional de las cosas. Y mientras veía a Alex en un Red Bull anotando podios y siendo el hombre, hasta cierto punto, y Lando igualmente siempre en los puntos, eso fue algo difícil de digerir. Porque acababa de llegar de la Fórmula 2, donde les gané”, comenta George Russell, quien considera que merecía un mejor premio tras imponerse en el campeonato del año anterior, lo que le llevó a sufrir una dolorosa comparación que finalmente se ha tornado a su favor, siendo el primer piloto del ‘trio de 2019’, en conseguir una victoria en F1.

    Fuente: www.caranddriver.com