Max Verstappen representa, para algunas estadísticas, el caso de mayor precocidad de la historia de la F1, el piloto de Red Bull aterrizó en el gran circo con tan solo 17 años, para unirse a Carlos Sainz y el equipo Toro Rosso, de cara a la temporada 2015. Después de su prematuro ascenso y debut en F1, siendo todavía menor de edad, la FIA consideró oportuno implementar un sistema de puntos con los que valorar el historial de un piloto antes de que pudiese unirse a la parrilla, estableciendo unos requisitos mínimos y unas medidas proteccionistas a las categorías de la FIA, que han sido muy cuestionadas este 2022 tras el caso de Colton Herta, y sobre el que ahora Max Verstappen da su opinión.

    No siempre tiene sentido

    De este modo, para Max, piloto que vio acelerado su debut por falta de limitaciones al respecto, estas barreras no son siempre un baremo adecuado para medir el talento de un corredor: “Creo que en el pasado, muchos grandes pilotos no habrían podido dar el salto a la Fórmula 1”, sostiene el de los Países Bajos, para quien la historia de este deporte tal como la conocemos, se hubiese visto alterada de haber seguido protocolos tan estrictos como los contemporáneos: “Es muy duro y no siempre estoy de acuerdo con eso”, valora el neerlandés.

    Llegados a este punto conviene recordar que en 2022 la superlicencia ha sido uno de los flancos por los que el reglamento de la F1 y en consecuencia la FIA, han sido mayormente atacados; después de que el fichaje de Herta por AlphaTauri se viese frustrado, al no contar con los puntos mínimos en dicha licencia, a pesar de haber conseguido excelentes resultados en las últimas temporadas en IndyCar: “Creo que para algunos pilotos a veces es necesario, pero cuando tienes grandes talentos, no necesitan pasar 24 años en categorías junior para obtener todos esos puntos”, opina Max Verstappen, para quien el asunto es delicado, si bien considera que no se ha hecho justicia en el caso del piloto estadounidense.

    La F1 a veces es cruel

    En consecuencia de la valoración, Verstappen reflexiona que en ocasiones la F1 puede resultar injusta y dolorosa: “Es difícil, funciona para algunas personas y, por supuesto, es muy doloroso si no lo haces, ya que se te niega la oportunidad de ingresar a la Fórmula 1”, establece el de Red Bull, que por un lado entiende la necesidad de estas evaluaciones para garantizar el talento en F1, si bien no oculta que en el caso de Herta, la superlicencia ha pecado por exceso.

    De todas formas, para Verstappen las puertas del a superlicencia y de la F1 estarán abiertas siempre para los grandes pilotos, por lo que si Herta realmente merece estar en F1, solo tendrá que esperar: “Si Colton gana el campeonato en IndyCar, eso abre muchas puertas”, finaliza optimista Max Verstappen.

    Fuente: www.caranddriver.com