Toto Wolff ha tenido una dura y a la vez gran experiencia en este 2022, en la cual, pese a lo arduo que ha sido el desafío y la recuperación para Mercedes, el equipo ha vivido una excelente progresión y ha gozado de una experiencia de aprendizaje muy valiosa de cara al futuro más próximo.

    Ahora, el mandamás de la escudería alemana reflexiona sobre cómo se han vivido este proceso de reenfoque de objetivos en Lewis Hamilton, y el modo en que la figura del piloto británico influye en la atmosfera del equipo, tras diez años de asociación.

    Parte de la gerencia

    Y es que con el paso de los años y el éxito acumulado, Lewis Hamilton no solo ha pasado de atesorar 1 a 7 campeonatos del mundo, sino que el inglés ha dado progresivamente el salto hasta ser una pieza más en la estructura de gestión del equipo: “Diría que sí”, responde Toto al ser peguntado sobre si verdaderamente considera a Hamilton miembro de dicha cúpula en Mercedes.

    Obviamente, está su implicación en el desarrollo del coche y su presencia en la fábrica”, justifica Toto, sobre un piloto que con el paso de las temporadas ha crecido hasta convertirse en un símbolo de referencia para todo el personal de Mercedes en los circuitos y en Brackley.

    De este modo, Toto no puede menos que deshacerse en halagos hacia quien ha sido su campeón durante todas estas temporadas, revalorizando su carácter en la marca: “Pero creo que en los fines de semana de carreras se ha convertido en una figura tan importante, tal vez un poco como lo fue Michael en su día o Tom Brady, que te conviertes en algo más que un jugador o un piloto”, agrega Wolff que pese a la imagen de ausentismo que en ciertas ocasiones ha podido ofrecer Hamilton, para Toto:

    Él no es, como los llamábamos en el pasado, un contratista. Los pilotos vienen, se les paga y se van para la siguiente mejor ocasión”, dispone el ejecutivo austriaco, sobre el compromiso de Lewis Hamilton.

    Un 2022 que no hace honores a su talento

    En consecuencia, el jefe de equipo de Mercedes ha querido referirse también sobre la reciente campaña de 2022, en la que Lewis ha cosechado las peores estadísticas de su trayectoria, sin poles ni victorias, sexto en el campeonato de pilotos, y por detrás de su compañero de equipo; ante lo que Wolff exculpa: “[Fue] extremadamente difícil porque le dimos una herramienta que no era capaz de ganar”, comparece el director, asumiendo el error pese al cual la actitud de Hamilton a principios de temporada dejó que desear respecto a la de Russell.

    Y además de eso, los pilotos tenían un coche que era impredecible, inestable, bueno a veces y no bueno en otros. Realmente no era algo con lo que pudieras trabajar y desarrollar”, argumenta Wolff, para quien no ha habido mucho margen de despuntar tanto desde el punto de vista de los pilotos, como de los ingenieros, durante buena parte de la temporada, en la que se centraron en comprender a fondo su propio coche.

    Sin embargo pese a la mala situación, Wolff alaba el comportamiento de Hamilton en aquellos días: “Pero como personalidad, la forma en que ha pasado la temporada es realmente admirable. Hubo momentos en que el equipo se sintió deprimido por la falta de rendimiento y Lewis recogió a la gente y los motivó”, comenta el mandamás a propósito de una actitud que al menos de puertas hacia fuera no fue exactamente igual que la describe Toto, con un Hamilton señalando de forma poco decorosa a los ingenieros de Mercedes como responsables.

    Eso es realmente una gestión y rasgos de personalidad que nunca antes había visto en un deportista profesional”, finaliza un Toto Wolff, que a lo largo de este largo viaje junto a Lewis no solo han cosechado innumerables éxitos, sino también una excelente relación.

    Fuente: www.caranddriver.com