Una actuación dominante del piloto del equipo Mercedes Lewis Hamilton se tradujo en que ha igualado el récord de victorias del Gran Premio de Gran Bretaña en toda la historia. Es su quinta (las ultimas cuatro de manera consecutiva) y con cinco iguala a Jim Clark y a Alain Prost en lo más alto.

Ganó desde la pole comenzando la prueba con superblandos y cambió a blandos en la vuelta 25 en la que fue su única parada sin perder en ningún momento el liderato de la prueba.  Ésta misma estrategia fue la empleada por la mayoría de pilotos.

Una excepción fue su compañero de equipo en Mercedes el finés Valtteri Bottas, que hizo la estrategia opuesta al comenzar en el blando, permaneció en la pista cuando los demás se detuvieron, y luego cambió a superblandos teniendo así las gomas más rápidas al final de la carrera.

Cerca del final del Gran Premio, Ferrari experimentó dos problemas en los neumáticos delanteros izquierdo tanto de Sebastian Vettel como de Kimi Raikkonen. Ésto causó una segunda parada en boxes para Raikkonen (que aún así terminó en el podio), y también de Vettel que se vio mucho más perjudicado por tener que rodar mucha distancia a velocidad reducida y descendió hasta la séptima posición.

Las razones que hay detrás de todo ésto se están examinando actualmente junto con el equipo.

Silverstone es uno de los circuitos más exigentes del año en términos de cargas energéticas, con los coches sometidos a fuerzas laterales superiores a 5g. Sin embargo, el neumático superblando, utilizado este año por primera vez en el Gran Premio de Gran Bretaña, se adaptó bien a estas demandas. El piloto de Red Bull Daniel Ricciardo, por ejemplo, comenzó 19º en la parrilla después de una penalización, pero corrió un largo período de inicio con superblando para finalmente terminar quinto.

MARIO ISOLA: “El Gran Premio de Gran Bretaña tenía veneno para los dos pilotos de Ferrari, Sebastian Vettel y Kimi Raikkonen. Desafortunadamente ambos experimentaron un problema de neumáticos cerca del final. Ésto es una verdadera lástima y obviamente ahora vamos a ver exactamente por qué sucedió lo que pasó y lo analizaremos junto con el equipo. La carrera se llevó a cabo a un ritmo increíble este año, con la vuelta más rápida siendo casi cinco segundos más rápida que la mejor del 2016”.

Por compuestos los giros más rápidos los dieron Verstappen con superblandos con 1’30”678 pero la vuelta rápida de carrera la dio Hamilton con blandos en 1’30”621 haciendo así su quinto Grand Chelem pues tenía la pole y lideró todas las vueltas del Gran Premio.

Respecto a los stints más largos fueron el de Ricciardo de 32 vueltas con superblandos y el de 37 de Magnussen con blandos.