• Lewis Hamilton venció en Paul Ricard tras el choque de dos de sus rivales en la primera vuelta que provocó la salida del safety car
  • Podio para Kimi Raikkonen mientras que su compañero Vettel tuvo que remontar y acabó entre los cinco primeros tras una brillante carrera
  • El ganador del Gran Premio francés patrocinado por Pirelli se llevó un trofeo especial de un ‘Gorila’ diseñado por el escultor Richard Orlinski

Hamilton recupera el liderato del mundial con esta victoria

Lewis Hamilton ganó una carrera para Mercedes que estuvo fuertemente influenciada por una caótica primera vuelta, en la que, entre otros incidentes, dos de sus rivales se tocaron y un coche de seguridad estuvo en la pista durante cinco vueltas. Varios pilotos hicieron una parada en boxes debajo el régimen de safety car desplegado debido a daños en el coche, especialmente el piloto de Ferrari Sebastian Vettel y el piloto de Mercedes Valtteri Bottas, que cambiaron al neumático blando en la segunda vuelta antes de hacer una segunda parada en las últimas fases de la carrera. Ambos terminaron en los puntos después de haber caído hasta el final del ‘pelotón’, y verse obligados a modificar la estrategia de carrera para ascender en la tabla de clasificación cuando sus rivales se detuvieron más tarde en sus respectivas paradas. La estrategia inicial de Mercedes y Red Bull fue la de empezar con superblandos en vez de hiperblandos y tanto el vencedor Hamilton como el segundo bajo la bandera a cuadros Max Verstappen, cambiaron a blandos para la fase final de la carrera. En cambio, el piloto de Ferrari Kimi Raikkonen, adoptó una estrategia diferente, aunque también de una única parada que también fue premiada con un escalón en el podio. Hamilton se llevó un trofeo especial de un gorila tricolor por su victoria, diseñado por el célebre escultor francés Richard Orlinski para celebrar el patrocinio de Pirelli del Gran Premio de Francia.

Clasificación de la carrera y neumáticos utilizados

MARIO ISOLA – Jefe de Pirelli coches: “Un pronóstico de clima incierto se sumó al juego estratégico de la carrera, con el riesgo de lluvia que significaba que los equipos querían evitar el riesgo de quedar atrapados con el tipo de neumático equivocado. En realidad, la lluvia no se materializó, pero fue otro factor potencial a tener en cuenta. Como era de esperar, ésta fue una carrera de una sola parada para la mayoría de los pilotos, pero hubo una gran variedad de stints diferentes, incluyendo alguno muy largo especialmente con los neumáticos blandos. También vimos a Sebastian Vettel y Valtteri Bottas completar la carrera con dos paradas, con Ferrari y Mercedes dividiendo sus estrategias entre cada uno de sus coches, reaccionando sobre la marcha a las circunstancias de la carrera. Ésto confirmó nuestra expectativa de que los tres compuestos eran opciones válidas como parte de una estrategia general de carrera, ofreciendo un buen rendimiento en todo momento”.

ESTRATEGIAS: Lewis Hamilton ganó la carrera usando una estrategia de una única parada (como se esperaba), cambiando de superblando a blando en la vuelta 33. Ésta fue la misma táctica adoptada por Max Verstappen, finalmente segundo bajo la bandera a cuadros, aunque el piloto de Red Bull se detuvo mucho antes. Kimi Raikkonen, que ocupó el tercer peldaño del podio, optó por una opción completamente diferente, comenzando con ultrablandos y terminando con superblandos. Ésto permitió al finlandés hacer un stint crucial en las últimas fases de la carrera que le valió ese podio.

Las vueltas más rápidas por compuesto fueron el 1’34”485 de Vettel con ultrablandos, la vuelta rápida de carrera de Bottas con superblandos en 1’34”225 y la mejor con blandos la hizo Verstappen en 1’34”275.

Los stints más largos por compuesto fueron el de 38 vueltas de Hartley con ultrablandos, las 40 vueltas de Vandoorne con superblandos mientras que Sirotkin dio 51 vueltas con el mismo juego de blandos.
[fuente y fotos © Pirelli F1]