El piloto de Mercedes Lewis Hamilton se ha impuesto en el Gran Premio de Italia con una estrategia de una sola parada de superblandos a blandos.

Final de Monza antes de la descalificación de Grosjean

La mayoría de los pilotos realizó una sola parada pero, una de las excepciones fue Vettel que realizó dos tras un temprano percance y acabó la carrera en cuarta posición.

El piloto de Mercedes Lewis Hamilton ganó el Gran Premio de Italia saliendo desde el tercer puesto de la parrilla, utilizando una estrategia de una sola parada y realizando una buena gestión de los neumáticos.

Hamilton comenzó con el neumático superblando – utilizado el sábado por todos los pilotos – igual que el que usó Kimi Raikkonen para batir el récord de la pista y establecer la vuelta más rápida la historia de la Fórmula 1, antes de cambiar a blandos en la vuelta 28.

Después de un contacto con el Ferrari de Vettel cuando sólo había pasado medio minuto de la carrera, Hamilton consiguió escalar al segundo puesto en la primera vuelta detrás de Raikkonen y pudo prolongar su primer stint después de que el finés de Ferrari parase para montar un juego de neumáticos blandos en la vuelta 20. A pesar de que se reincorporó detrás de Raikkonen pudo utilizar sus neumáticos más frescos para reducir la brecha entre ambos y luego los dosificó magistralmente para finalmente adelantar a Kimi – que tenía graves problemas de ampollas – y auparse al liderato hasta la victoria final. Vettel, en última posición después de la vuelta 1 debido a la colisión con Hamilton, fue capaz de recuperar el cuarto lugar bajo la bandera a cuadros gracias a una estrategia de dos paradas superblandos-blandos-superblandos.

Después de las lluvias intermitentes del viernes y el sábado, la carrera dominical fue seca y cálida y ese fue otro elemento desconocido más para añadir a la estrategia, tras ausencia de clima seco y cálido los días precedentes.

MARIO ISOLA – Jefe de Pirelli coches: “Las condiciones de hoy presentaban un marcado contraste con lo que se había visto hasta hoy, lo que les dio a los equipos otro desafío, ya que no habían corrido en condiciones similares este fin de semana. En consecuencia, los equipos tuvieron que mantener un enfoque flexible hacia la estrategia, en la ausencia de datos sólidos, pero resultó que los neumáticos eran capaces de una estrategia de una única parada si se gestionaba correctamente, a pesar de las intensas exigencias de Monza con las gomas, que dieron lugar a la vuelta más rápida dada en la historia de la Fórmula 1 en la pole de Kimi Raikkonen la jornada precedente. Lewis Hamilton manejó sus neumáticos a la perfección y aprovechó su última parada en boxes para hacer un gran adelantamiento cerca del final de la carrera, cuando los de Kimi comenzaron a desfallecer”.

Los mejores tiempos por compuesto fueron 1’22”505 de Vettel con superblandos, la vuelta rápida de carrera de Hamilton con blandos en 1’22”497 y con medios el único que rodó fue Magnussen con una mejor vuelta de 1’25”692.

Los stints más largos los hicieron Ericsson con 41 vueltas con superblandos, las 40 de Hulkenberg con blandos y las 48 de Magnussen con medios.  [fuente y fotos © Pirelli Media]

Tras la carrera, una reclamación de Renault sobre irregularidades en el fondo plano del Haas de Grosjean han llevado a la descalificación del francés y, de rebote, al primer punto de la temporada de Sirotkin.