Tanto Spa-Francorchamps como Nürburgring – familiarmente conocido como el Infierno Verde – son circuitos históricamente importantes que los pilotos adoran. También están muy cerca, ya que están separados por sólo 100 kilómetros de bosque denso que une las Ardenas belgas con las montañas Eifel de Alemania. Sus respectivas ubicaciones geográficas les hacen especialmente propensos al mal tiempo, como se vio de nuevo en las 6 horas de Spa-Francorchamps. La ronda 7 de la supertemporada 2018/2019 del FIA WEC se llevó a cabo en condiciones invernales y la nieve convirtió en la famosa pista belga en un infierno blanco para todos los competidores.

Pero incluso con el termómetro bajando hasta un mínimo de 1 °C, el rendimiento y la seguridad de los neumáticos de lluvia de Michelin permitieron a los espectadores disfrutar de un espectáculo emocionante.

Cuando comenzó la carrera de las 6 horas de Spa-Francorchamps a las 13:30 hora local, la pista estaba completamente seca, con el sol brillando y la temperatura a pie de pista a un poco más de 10 °C, lo que llevó a los equipos a montar los neumáticos slick medios. El tiempo pronto dio un giro a peor y, en tan sólo cinco minutos, el cielo estaba cubierto de nubes densas y una lluvia helada comenzó a caer, lo que llevó a los pilotos a entrar en boxes para poner los neumáticos de lluvia. En el transcurso de los siguientes 20 minutos, la situación empeoró cuando la lluvia cambió a nieve y la temperatura ambiente bajó a 1 °C …

Poco antes de la media hora de carrera, el coche de seguridad entró a la pista para comprobar si la carrera podía continuar. Hecho ésto, se pudo comprobar que había poca adherencia por las cantidades copiosas de agua en la pista.

Los observadores más pesimistas estaban convencidos de que la acción no se reanudaría, pero, sólo un cuarto de hora más tarde, el sol reapareció y la carrera se reanudó después de unas cuantas vueltas detrás del coche de seguridad.

La línea de la trazada pronto se secó y los equipos se centraron en la elección del momento idóneo para llamar en sus respectivos coches para cambiar de nuevo a las gomas lisas, y el tráfico en la calle de boxes se hizo cada vez más intenso cuando la cantidad de agarre en pista aumentó.

El buen tiempo se estabilizó durante las próximas dos o más horas, haciendo que muchos de los pilotos del WEC y los espectadores empezaran a creer que lo peor había pasado.

Pero a falta de dos horas y media, la lluvia y la nieve reaparecieron en las Ardenas de nuevo, sacando a pista el coche de seguridad varias veces más. Las 6 Horas de Spa-Francorchamps, finalmente, se detuvieron 11 minutos antes de lo previsto debido a una nevada particularmente densa.

A pesar del tiempo atroz, sin embargo, y ayudado por la capacidad de los neumáticos Michelin para rodar en condiciones adversas, la mayor parte de la tarde se desarrolló sin mayores incidentes. La carrera fue ganada por el Toyota TS050-Hybrid #8 (Buemi / Nakajima / Alonso), por delante del Rebellion R13-Gibson #3 (Berthon / Laurent / Menezes), mientras que el BR1-AER SMP RACING #11 (Aleshin / Petrov / Vandoorne) completó el podio Michelin.

La firma francesa de neumáticos se llevó el botín también en LMP2 gracias al DragonSpeed ​​Oreca 07-Gibson #31 (González / Maldonado / Davidson) y además el Signatech Alpine Matmut de Lapierre / Negrao / Thiriet quedó en el tercer lugar de la categoría.

“Vimos el clima de todo un año en el espacio de sólo seis horas de Spa-Francorchamps esta tarde,” sonrió Jérôme Mondain, el director de los programas de las carreras de resistencia de Michelin. “La gama de condiciones de la pista fue tan amplia que se utilizaron todos los tipos de neumáticos que teníamos en Bélgica durante la carrera, y nuestros equipos técnicos respondieron impecablemente a los constantes cambios, debidos al impredecible y variable clima. Creo que podemos estar satisfechos con nuestro rendimiento y nos vamos de vuelta a Francia contentos por haber hecho un exitoso trabajo en unas circunstancias tan difíciles. Una vez más, hemos equipado a nuestros socios con unos neumáticos con una combinación de seguridad y rendimiento ideales para todo el camino hasta la meta”.

La última ronda de la Supertemporada FIA WEC 2018/2019 llevará a los equipos a Le Mans los próximos 15 y 16 de junio de 2019 para las 24 Horas de Le Mans que contará con una parrilla de salida de 62 coches.
[fuente Michelin Motorsport]