Zak Brown quizás no puede presumir demasiado de como andan las cosas en su equipo esta temporada, el magnate estadounidense que vio como su equipo se sobreponía a uno de los momentos más difíciles de su historia ha vivido de primera mano un doloroso retroceso este 2022. Sin embargo y a expensas del rendimiento del monoplaza del próximo año, Brown puede estar orgulloso de la dupla de pilotos que alineará la próxima temporada, tras el fichaje de Oscar Piastri, sustraído con mucho ingenio de Alpine.

    Precisamente sobre la gestión del ‘Caso Piastri’ por los dos equipos que se vieron enzarzados en la disputa y su actitud en el mes que tardó en resolverse, ha querido hablar el CEO del grupo McLaren, Zak Brown, quien finalmente salió airoso del que pinta a ser el pulso más mediático de la temporada 2022.

    Serenidad y silencio

    De este modo, Para Brown el comportamiento de Alpine y sus directores, particularmente de Otmar Szafnauer, quien lideró una campaña divagaciones por varias semanas mientras McLaren guardaba silencio: “Fue muy ruidoso, pero realmente no hemos comentado nada. Creo que era mejor dejar que las cosas se desarrollen y darles un poco de color después”, habla Zak Brown, sobre una estrategia tan cautelosa por la que ni siquiera podía confirmarse el interés de su equipo en el joven australiano.

    Filosofía radicalmente opuesta a la del jefe de equipo de Alpine, la cual considera pueril y poco acertada: “Si miras todos los comentarios de Otmar, estaba dando un poco de juego por juego del CRB y cuán confiados estaban, y ahora creo parece un poco tonto”, opina el máximo responsable de la marca británica, quien veía como su rival entraba en el juego mediático, dando pie a más especulaciones y falsas promesas que ahora le dejan en una incómoda posición.

    Esperar a que las cosas lleguen

    De este modo Brown se reafirma en su posición y su gestión de la situación: “Es por eso que es mejor mantener la boca cerrada, y podemos hablar de eso después del hecho cuando haya algo concreto que decir”, añade el estadounidense.

    Antes de que la gente viera el fallo de CRB, mantuvimos la boca cerrada deliberadamente. Ahora que el fallo ha salido con buenos detalles, está claro lo que sucedió allí. Nos dimos cuenta de que había mucho ruido, pero sabíamos que la verdad saldría a la luz con el tiempo, y solo teníamos que sobrellevarlo en lugar de dar un comentario continuo”, prosigue Zak, quien no tuvo que decir una palabra para defender los intereses de su escudería.

    Entonces, en ese momento, no olvidé el ruido y algunas de las notas de mensajes directos que recibí de los fanáticos. Pero ahora nos sentimos muy cómodos con el CRB” completa Zak Brown, confiado de que el tiempo lo pone todo en su sitio, anteponiendo los hechos a la palabrería.

    Fuente: www.caranddriver.com