Oficialmente Colton Herta no será parte de la parrilla de Fórmula 1 de la temporada 2023, el piloto estadounidense al que se le presupone un gran porvenir necesitaba de una ‘ayuda’ en forma de excepción por la FIA, a la regla de la Superlicencia, requisito indispensable para poder ser seleccionado por alguno de los equipos de la parrilla y para la cual le faltaban 8 puntos de 40 necesarios.

    Evidencia de fragilidad

    De este modo, la FIA y la F1 han vuelto a quedar en evidencia nuevamente, en una temporada donde el mercado de fichajes ha removido cielo y tierra, haciendo tambalear los propios pilares de este deporte, como así pone de relieve la ‘pobre’ justificación que desde el organismo internacional ofrecen sobre los motivos de esta denegación: “La FIA confirma que se realizó una consulta a través de los canales apropiados que llevó a la FIA a confirmar que el piloto Colton Herta no tiene la cantidad de puntos necesarios para obtener una Superlicencia de la FIA”, reveló un portavoz de la propia FIA en referencia a la petición realizada por Red Bull y AlphaTauri, que pretendían usar al joven estadounidense como reemplazo de Pierre Gasly, y que finalmente no ha sido aceptada.

    A continuación, se adjunta una inconsistente lista de factores por los que el organismo regidor ha considerado tras una supuesta investigación, que Herta no está capacitado para correr en F1: “La FIA revisa continuamente sus regulaciones y procedimientos, incluso con respecto a la elegibilidad de la Superlicencia, y los principales factores que se consideran con respecto a este tema son la seguridad, la experiencia y el rendimiento en el contexto del camino”, completa la nota a propósito de las causas por las cuales han decidido calificar de no apto a un ganador de carreras en una de las categorías de referencia del automovilismo mundial y que fue tercero en la clasificación del año pasado.

    Paralelamente, esta denegación calienta aún más el mercado de fichajes y las opciones de Alpine para hacerse con los servicios de Pierre Gasly, o en su defecto, otro piloto en la órbita del gran circo con el que llenar el vacío de Alonso y Piastri.

    Revisión urgente

    Evidentemente esta justificación no es más que una excusa con la que disfrazar que la FIA ha optado por reforzar su proteccionismo a las categorías asociadas a la F1, sabedora de las consecuencias que podría conllevar sentar un precedente de este calibre, sobre todo en clave de apoyo de escuderías, patrocinadores y pilotos que nutren las Fórmulas Regionales, F3 y F2.

    Y si bien es cierto que ha sido y es necesario tener un baremo por el cual no cualquiera pueda acceder a la categoría reina del automovilismo, es igualmente necesario ser realista con el valor de las categorías, más allá de un interés empresarial que siempre estará presente, pero no puede ser objeto de trabas para la trayectoria de los mejores pilotos del mundo, que es a lo que deportivamente la FIA y F1 deben de aspirar, y hasta cierto punto les corresponde hacer.

    Fuente: www.caranddriver.com