Pese a las diferencias y los apuros que hayan podido existir entre la organización y Liberty el Gran Premio de Mónaco habrían puesto en duda la continuidad de una de las citas con más historia del campeonato, la cual se niega a pasar por el aro igualitario por el que los nuevos directivos ‘cortan’ a todos sus eventos, basándose en criterios más comerciales de lo que lo hacía Bernie Ecclestone, quien entendía y respetaba acuerdos diferenciales no solo para Mónaco, sino para todas y cada una de las carreras del calendario.

    Finalmente parece que estas diferencias han sido solventadas, al menos para el futuro más inmediato, ya que cono informa el portal RacingNews365.com, la carrera urbana por la ciudad portuaria permanecerá en el calendario de 2023, en base a unos documentos consultados donde también se mencionaría el modo de proceder sobre algunas de las situaciones exclusivas de las que goza esta prueba para sus organizadores y que habían sido objeto de discusión entre el Automobile Club de Mónaco y la Fórmula 1.

    Entradas un 30% más caras

    De este modo, parece que el GP de Mónaco ha acordado el incremento del precio de sus entradas –hasta el momento unas de las más asequibles de todo el campeonato–, de un 30% en 30% año a año.

    Mientras que el año pasado el circuito dividía sus gradas en dos categorías –plata y oro–, en 2023 solo contará con esta segunda, y los precios para disfrutar de la tradicional procesión de la F1 se situarán en un mínimo de 700€ para todo el fin de semana, en la no-recta de meta; llegando a situarse en 1.400€ la localidad para la curva de Casino.

    Mónaco se mantiene en su estatus

    Finalmente y según informa el mismo medio, la carrera en el circuito de Monte Carlo no sucumbirá a la presión de los nuevos gestores de la F1, y seguirá recibiendo un trato de exclusividad por el que no parece que vaya a rebajarse en ningún sentido.

    En consecuencia, el Gran Premio de Mónaco seguirá conservando la capacidad de mostrar sus propios patrocinadores, aunque estos sean competencia de los sponsors de la misma F1, como es el caso de la marca de relojes TAG Hauer que copa las vallas publicitarias del evento pese a que la F1 lleva años comprometida con Rolex, generando una competencia indeseada para Liberty. Además, otro de los puntos clave, como era el hecho de que la realización televisiva del evento corriese a cargo del Automobile Club de Mónaco, parece que tampoco se verá alterada con este nuevo acuerdo, algo que afecta al reparto de beneficios y a la imagen que se ofrece –generalmente más deficiente– que en resto de carreras.

    En última instancia, parece que el GP de Mónaco tampoco se plegará ante la exigencia de reorganizar el calendario para ofrecer una ‘ruta’ más coherente ambientalmente, minimizando los largos desplazamientos alrededor del globo, al disponer un calendario por regiones, dado que la cita en el Principado se mantendrá en el último fin de semana de mayo, al igual que lo hiciese esta temporada.

    Fuente: www.caranddriver.com