Ser piloto de Ferrari es especial. Todos los que llegan a la Fórmula 1 sueñan con pilotar para la escudería italiana. Es la historia de la competición, el equipo más laureado y guarda esa mística mágica que es indescriptible hasta que te subes a su coche rojo. Formar parte de la familia Ferrari tiene una serie de increíbles ventajas, como ser mundialmente conocido y amado por los tifosi, además de contar con deportivos de la marca como coches de empresa, y ser la cara visible cada fin de semana en un circuito. Pero también existe otra parte, la de conducir monoplazas históricos del equipo. Charles Leclerc pudo hacerlo en Fiorano.

    Al volante del mítico Ferrari 312

    El monoplaza con el que los italianos participaron en la temporada 1967 del Gran Circo. Apodado como el ‘Spaghetti’,conocido por su motor de 12 cilindros y 3 litros (de ahí el nombre del modelo) que produce un sonido espectacular y tiene largos escapes blancos entrelazados, como espaguetis. Un coche completamente reconstruido por el departamento Ferrari Classiche. Estoy muy feliz de haber tenido esta oportunidad. Pasar de mi F1-75 actual a este 312 F1 es como pasar a una disciplina completamente diferente, aunque la emoción que se siente al volante de cualquier Ferrari sigue siendo la misma. Realmente me encantó”, expresó un Charles emocionado y sonriente al bajarse del bólido rojo.

    Además, el monegasco ya tuvo la ocasión de conducir el Ferrari 312T4 de Gilles Villeneuve a principios de año para conmemorar el 40 aniversario, y el Ferrari 312B3 de Niki Lauda en el Grand Prix de Monaco.

    This content is imported from Twitter. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

    Ese coche, el Ferrari 312, despertó un sueño porque es el primer Fórmula 1 equipado con un alerón trasero , una innovación copiada al instante por el resto de sus contrincantes. Sin embargo, no fue un coche exitoso, participó en las temporadas 1966, 1967, 1968 y 1969 del Campeonato del Mundo. En su palmarés solo ha conseguido siete poles y tres victorias. Pilotado por ilustres John Surtees , Lorenzo Bandini , Mike Parkes, Ludovico Scarfiotti, Chris Amon y Jacky Ickx.

    El actual propietario pidió al departamento Classiche de Ferrari que lo reconstruyera según la especificación original, incluyendo a su motor Tipo 242C para poder competir en carreras históricas. La historia del pasado pasa por las manos de Charles Leclerc, pero el monegasco quiere construir la suya propia pilotando los actuales con Ferrari.

    Fuente: www.caranddriver.com