McLaren mantiene la batalla con Alpine por el cuarto del mundial. Una pelea no cerrada. Los franceses están actualmente 18 puntos por delante de los de Woking, que recortaron la diferencia tras el séptimo de Norris y ambos ceros de Alonso y Ocon. El español abandonó, lo mismo que Ricciardo, y el francés no entró en los puntos. En la recta final de la temporada, quedan seis carreras, las sanciones son constantes, aunque la mayor parte de las penalizaciones las han cumplido los pilotos entre Zandvoort y Monza. Por eso McLaren no espera recibir más penalizaciones en parrilla y asumen que podrán pasar la temporada sin más cambios en la unidad de potencia.

    Altibajos hasta encontrar una dinámica constante

    El año de los ingleses es de subidas y bajadas. Arrancó el calendario con severos problemas de fiabilidad y potencia pero se pusieron al nivel adecuado para liderar la clase media, sin embargo, Alpine se sumó a la fiesta y las diez carreras consecutivas de Alonso puntuando han hecho que se sitúen por delante aunque por escasos puntos. Ahora Alpine tiene otro pequeño bajón y McLaren, o más bien Lando Norris (porque a Ricciardo no le esperan) encabezan la remontada en un duelo destinado a decantarse en Brasil o Abu Dhabi.

    El jefe de McLaren, Andreas Seidl, admite que el objetivo es acabar sin sanciones. “El objetivo es terminar la temporada ahora sin más penalizaciones. En Spa, creo que casi todos los coches Mercedes implementaron la última especificación. Y solo Lando fue penalizado por un problema anterior“, afirmó.

    La competencia con Alpine también es un plus para ellos y espera poder llegar al final de la temporada con las piezas del motor intactas, al igual que señalaba el director deportivo de los de Enstone, Alan Permane: “Fernando no necesitaba un motor nuevo en Monza y pensamos que sería estratégicamente ventajoso para Esteban tener el nuevo motor para el resto de la temporada. Fue un cambio estratégico. Es algo que nos ayudará en las próximas carreras”, explicó.

    Sin embargo admite que el piloto asturiano aún puede verse perjudicado y sancionar en la próxima cita de Singapur, un mal escenario al ser un trazado semi urbano. “A Fernando no le faltan motores, aunque no descarto un cambio de unidad de potencia para él, pero de momento no lo hacemos“, concluyó Permane.

    Fuente: www.caranddriver.com