Fernando Alonso acabó contrariado el Gran Premio de Japón después de haber visto bandera a cuadros, una vez supo que la carrera había terminado y que no había sido capaz de adelantar a Sebastian Vettel en los metros finales de la vuelta 29 de GP, la última disputada. De este modo Fernando mantuvo su posición de salida, la séptima, aunque bien puede entenderse que perdió una posición, dado que teniendo en cuenta el abandono de Carlos Sainz, en el momento de la relanzada rodaba en sexta posición.

    Nuevo recado a Alpine

    Como es de entender, Fernando no acabó especialmente satisfecho con el resultado final, que además de ajustado –Alonso acabó detrás de Vettel por tan solo 11 milésimas–, estuvo condicionado por una muy tardía primera parada, pasando de neumáticos extremos a intermedios una vuelta después que el grueso de la parrilla, situación que le hizo perder mucho tiempo, y la posición en pista con Sebastian Vettel, quien había parado dos vueltas antes que la mayoría, y tres antes que Alonso.

    Así una vez Fernando cruzó meta en la que fue la última vuelta de carrera y confirmó su séptima posición arremetió nuevamente contra el equipo, después de sostener la siguiente llamativa conversación con su ingeniero Karel Loos, en la que no sabían si la carrera había terminado ya o no:

    Alonso: “No sé si hemos acabado

    Loos: “Sigue empujando, sigue empujando

    Loos: “Sigue empujando compañero

    Alonso: “Si, [los demás pilotos] van lento

    Loos: “Ok, … OK, box en esta vuelta compañero

    Alonso: “¿Seguro?”

    Loos: “Si, … si, si seguro

    Intercambiaron Fernando y su ingeniero en los 33 segundos posteriores a ver bandera a cuadros y ratificar que efectivamente la carrera había terminado, justo antes de que se produjese el momento más tenso de la conversación:

    Alonso “¿Qué posición hemos perdido?”

    Loos: “Ok, hemos pasado de sexto a séptimo, detrás de Vettel

    Alonso: “Si, vaya error eh, quiero decir: a nivel estratégico ¿Qué me estáis haciendo este año?

    Arremetió un Fernando Alonso sabedor de que perdió la mejor vuelta para pasar a intermedios, y pese a la arriesgada segunda parada, no pudo imponerse a Vettel por centímetros, en un duelo que no captó la realización televisiva.

    ¿Tiene razón Fernando?

    Sin embargo hay que atender a los motivos por los que Alpine no decidió parar a Fernando ante una situación tan clara y que a diferencia de otras ocasiones admitía pocas dudas respecto al estado de una pista cada vez más seca.

    Y es que efectivamente el movimiento de Alpine encuentra justificación en tanto que desde el muro antepusieron las opciones de Esteban Ocon, quien rodaba cuarto en el momento de pasar por boxes, y a tan solo 3,5 segundos de Fernando. Si bien con esta diferencia, a priori se puede entender que desde Alpine podrían haber intentado un doble cambio –a sabiendas del tiempo que Alonso hubiese perdido en pista de mantenerse una vuelta más con los extremos–, hay dos factores a matizar en esta situación para entender a Alpine:

    Primeramente, el escaso margen con el que tomaron la decisión invita a pensar que una doble parada podría haber llegado a ser demasiado improvisada, y fatal para el piloto perseguidor –Fernando–. Además, bajo condiciones de mojado, las paradas em boxes tienden a ser ligeramente más lentas, por lo que el margen de 3,5 segundos podría haber resultado insuficiente, e incluso más desfavorable que dejar a Alonso rodar una vuelta más.

    Y paralelamente, el caso práctico que llevó a cabo Mercedes, jugando al doble pit-stop, con Hamilton y Russell, separados por 4,8 segundos, intervalo mucho mayor que la de los hombres de Alpine, y que si afectó a Russell, que tuvo que esperar a sus mecánicos y perdió 3,7 segundos en su paso por el pit-lane respecto a Lewis.

    Por todo ello, aunque en el momento sea comprensible la reacción de Fernando, lo cierto es que el español no hubiese obtenido una ventaja mucho mayor de haber parado antes dadas las condiciones, de hecho su parada minutos después y en solitario, fue de tan solo 2,5 segundos, bastante más rápida que la mayoría. Al mismo tiempo, Alonso señaló que también hubiese deseado parar por segunda vez una vuelta antes, para sacar más partido a esas ruedas nuevas, como hicieron la mayoría de los que fueron a dos paradas –tanto Stroll como Schumacher y los AlphaTauri pararon por segunda vez entre 4 y 2 vueltas antes–, situación más inexcusable desde el punto de vista estratégico del muro.

    En definitiva, podemos concluir que realmente el factor diferencial estuvo en la audaz estrategia de Vettel y Latifi, que arriesgaron más que los demás al cambiar de compuesto en la primera vuelta, para salir airosos y remontar una gran cantidad de posiciones.

    Fuente: www.caranddriver.com