Como ya se hizo saber durante el Gran Premio de Bélgica, Audi será parte de la categoría reina del motorsport de cara a la temporada 2026, en calidad, de motorista y equipo a la espera de saber si finalmente adquirirán parte de Sauber, quienes ya han anunciado el fin de su relación con Alfa Romeo al término de la próxima temporada, y andarían en la búsqueda de un nuevo socio con quienes prosperar en este negocio.

    De este modo, Audi ha organizado un evento al que ha asistido Car & Driver, donde han presentado a su cabeza más visible en este ambicioso proyecto, como lo es Adam Baker, ingeniero de la FIA años atrás, que desde hace algún tiempo forma parte de Audi y ahora ha sido designado como cabecilla de esta multimillonaria incursión en el gran circo.

    El impulso que necesitan

    De este modo, Baker, en tanto que máximo responsable del proyecto, se ha pronunciado sobre los objetivos que Audi persigue, no solo desde un enfoque deportivo, sino también desde uno más tecnológico, en un mundo en plena transformación como es el de la reducción de emisiones: “La F1 está en transformación. Queremos ser parte de este cambio y utilizar la F1 como plataforma de comunicación para mostrar nuestro nivel tecnológico. También hay una gran implicación de las nuevas generaciones. Ya estamos trabajando en los motores”, afirma el ingeniero.

    Sin nuevo equipo, y ¿suministrar a otros equipos?

    Posteriormente, Audi ha aprovechado para hacer saber que no esperan entrar en 2026 con equipo propio, algo a lo que que desde hace algunas temporadas venía apuntándose, aunque por el momento tampoco han querido confirmar con qué escudería materializarán este aterrizaje, defendiéndose en varias ocasiones sobre los rumores que indican que aunarán fuerzas con Sauber, a lo que han respondido con que únicamente buscarán el socio más adecuado, el cual anunciarán antes de que acabe el año. Tampoco han querido hacer revelaciones al respecto de la intención del nuevo motorista, de suministrar sus unidades de potencia a equipos externos al suyo.

    Planes a largo plazo

    En vista de que esta llegada no se hará efectiva hasta dentro de varias temporadas, aunque eso no exima a los alemanes de comenzar desde ya a sentar sus pilares y desarrollar su unidad de potencia, Baker y su equipo han confirmado que la intención es ganar, y vislumbran este objetivo como real a partir de 2028, en su tercer año.

    Así mismo desde la marca de los aros han confirmado que el techo presupuestario comenzará a afectarles la temporada que viene –con una cifra para motoristas aún por determinar–, lo que deja completamente ‘libre’ la inversión que desde Audi realicen durante esta temporada inicial, en un proyecto que ya va tomando forma y que por el momento cuenta con 130 trabajadores –entre los que se encuentra el piloto Adam McNish–, cifra que esperan casi triplicar progresivamente. Además han querido hacer gala de precocidad, dejando caer que este mismo año comenzarán las primeras pruebas.

    Inversiones paralelas para crecer en F1

    En un tono soñador similar al resto del discurso, Baker ha asegurado que el compromiso de Audi no se centrará únicamente en el desarrollo de propulsores, sino que también vendrá acompañado de un apoyo económico a la escudería con la que se alíen; y otros movimientos tácticos que guardan en la recamara como la construcción de una nueva sede de desarrollo o la creación de una academia de jóvenes talentos, aunque admiten que es pronto para pensar en todo ello, siendo primordial dar forma a un motor sólido y competitivo.

    Del mismo modo, han querido reafirmar su compromiso con su nacionalidad, mostrándose encantados de poder contribuir en lo que sea necesario para traer de vuelta el Gran Premio de Alemania al gran circo.

    Fuente: www.caranddriver.com