El Circuito de las Américas se prepara para acoger su décima edición del Gran Premio de Estados Unidos de Fórmula 1, sede inalterable de la prueba desde su inauguración para la temporada 2012 y que solo se ausentó del calendario en 2020 con motivo de la pandemia a nivel mundial.

    Curva Andretti

    Este trazado americano ha ganado solvencia en el calendario internacional a pesar de su innovador modelo de negocio, alejado de los circuitos convencionales, donde la propiedad del circuito se divide en múltiples partes incluyendo los vecinos del condado de Travis, donde se encuentra la ciudad de Austin. Con no pocos problemas debido a la altísima burocracia, el Gran Premio ha ido saliendo adelante año a año hasta convertirse en un inamovible y comenzar a coger forma de circuito clásico.

    Entre uno de estos gestos que revela que un circuito ya ha cogido solvencia a nivel internacional se encuentra el dotar de nombre propio a sus curvas, y no precisamente nombre de patrocinadores, como suele ser el caso. El Circuito de las Américas ha decidido nombrar curva Andretti a la última curva del trazado, la de acceso a meta.

    Se conmemora así la figura de Mario Andretti, el veterano piloto italo-americano que además tiene gran relación con el circuito, pues fue el encargado de completar la primera vuelta al trazado, antes de la llegada del Gran Premio de Fórmula 1 en la temporada 2012.

    Andretti está siendo uno de los nombres propios de los últimos días, pues a sus 82 años, el todavía piloto del Indycar biplaza que pasea a famosos antes de las carreras de la categoría americana, se subió a un McLaren MP4-28 de la temporada 2013 para rodar en el circuito de Lagua Seca.

    Décima edición del GP de EEUU en este trazado

    El circuito celebrará un acto especial el próximo jueves en el que estará presente el propio Mario Andretti y que enlazará ya con el Gran Premio de Fórmula 1 de Estados Unidos, prueba estrella del recinto junto a la de MotoGP.

    Fuente: www.caranddriver.com