Poco han tardado los equipos en sacar partido de una de las reglas más novedosas de la nueva Fórmula 1, y es que según se parece, tanto Red Bull como Aston Martin podrían haber incurrido en una ventaja a la hora de interpretar el reglamento económico que desde 2021, regula el gasto que las escuderías de F1 pueden realizar a lo largo de la temporada.

    Como ya se desveló el pasado viernes, Aston Martin y Red Bull son los equipos que podrían haber rebasado la cantidad fijada para 2021, en el mismo año en que entró en vigor la normativa, situación que ha llevado al resto de la parrilla a denunciar contundentemente el hecho, sabiendo lo que está en juego en este caso; siendo ahora el turno de Mattia Binotto y la Scuderia Ferrari.

    Binotto: “Estamos hablando de medio segundo de ventaja

    En este sentido, Binotto y Ferrari no han querido dejar pasar la oportunidad de lanzarse al cuello de sus máximos rivales, pese a que no exista ninguna confirmación oficial de que realmente se haya cometido alguna infracción. Así, Mattia Binotto ha aprovechado para resaltar la gran ventaja que se podría haber obtenido aún sobrepasando por pocos millones la cantidad establecida como techo: “Estamos hablando de medio segundo y esa ventaja se traslada a temporadas posteriores, porque si bien comenzó en 2021, todavía brindará una ventaja competitiva en 2022 y 2023, por lo que este es claramente un asunto importante”, se expresó el jefe de equipo, para quien la gravedad de la violación sería superlativa por la ventaja acumulada que puede extraer un equipo, a lo largo de varias campañas.

    Recordemos que la temporada pasada se decía que Red Bull fue el equipo que más dinero invirtió en el concepto de 2021, contrariamente a la filosofía de gran parte de la parrilla, como Mercedes y Ferrari, quienes antepusieron el desarrollo del nuevo monoplaza de 2022. Sin embargo, los de Milton Keynes fueron capaces de mantenerse al mismo nivel de competitividad esta nueva temporada a pesar del posible desequilibrio en las cuentas de Red Bull. Más recientemente, se ha sabido que los de Horner han sido capaces de impulsar una importante actualización de chasis para reducir el elevado peso del monoplaza, la cual podría haber sido la principal responsable del fulgurante retorno de vacaciones de Verstappen y Pérez; actualización de la que ya dudaban en Ferrari, por motivos de índole presupuestaria, ya que ellos mismos no han sido capaces de permitirse para no infringir la normativa económica.

    Además, Binotto quiso hacer énfasis la importante decisión que tome la FIA, en caso de considerar que tanto Aston Martin como sobre todo Red Bull hayan extraído ventaja en el terreno financiero, de cara a sentar un precedente, y la aplicación de la normativa en los años venideros: “Pone en juego la credibilidad en general. Espero que todos hayan abordado correctamente este ejercicio, porque de lo contrario será un problema muy grande de manejar”, agregó el ingeniero suizo, haciendo valer los intereses de su equipo en sobre esta cuestión.

    Mekies: “La normativa ha sido puesta a prueba

    En un tono similar se ha expresado su compañero y subdirector de Ferrari, el francés Laurent Mekies, para quien esta acción de Red Bull podría marcar la credibilidad de la FIA y el devenir de la normativa en años futuros, lo que entrelineas viene a significar que esperan una sanción ejemplar que debilite en desarrollo de Red Bull en temporadas futuras para compensar la ventaja extraída, o que les hagan saber al resto de equipos si compensa excederse en unos pocos millones con tal de ganar algo de rendimiento: “Es una prueba muy importante para el límite presupuestario”, opina el ingeniero francés, siguiendo la línea marcada por las palabras de Binotto.

    Además, Mekies dispone un escenario en caso de que la sanción, en caso de ser necesaria, sea excesivamente blanda: “Si no pasamos esa prueba, probablemente se acabe el juego porque las implicaciones son enormes”, añade el galo, instando a la contundencia en la aplicación del reglamento, en caso de infracción.

    Continuando con el escenario de las penalizaciones, Mekies opta por dejarse llevar: “Sé que [las posibles sanciones] son ​​lo que la gente en las gradas quiere [oír]. Lo respeto”, expresa el ingeniero, a quien no parece importarle demasiado que la sangre llegue al rio.

    Pero estamos mucho más temprano en el proceso que eso y probablemente hay un aspecto aún más clave: ¿existe una brecha?”, prosigue Laurent Mekies, con más sosiego y contextualizando un poco más el problema.

    Finalmente, también haciendo valer los intereses de Ferrari ante estas suposiciones, Mekies insiste en la importancia de impartir justicia y la consistencia en la aplicación de las normas, que en ocasiones escasea en las altas esferas de la FIA: “Lo que es crucial es que la FIA haga cumplir plenamente las reglas tal como están escritas de vez en cuando, las sanciones son un asunto diferente”, dijo para concluir Laurent Mekies.

    Fuente: www.caranddriver.com