Que el espectáculo no cese. Con apenas dos horas de diferencia, la FIA pasa de ratificar su sanción a Fernando Alonso a revocarla con efecto inmediato. La Federación Internacional del Automovilismo rechazó la apelación de Alpine aludiendo a que el hecho de que una protesta fuera entregada fuera de tiempo o no, no era uno de los objetos apelables que recogía el código deportivo internacional, y a continuación decía al equipo francés que si quería protestar, debería haber apelado al tribunal de apelación.

    Incongruencia en la nueva prueba

    No obstante, recordaba a Alpine que podía seguir apelando si encontraba una nueva prueba que no se hubiera tenido en consideración cuando se juzgó el hecho, una vía que parecía avocada al fracaso ya que no existía ningún nuevo elemento a priori. Pese a esto, Alpine decidió seguir adelante con su procedimiento.

    Para entender el absurdo burocrático en el que la FIA decide enterrarse, el nuevo elemento que no había tenido en consideración los comisarios es… que Haas presentó su protesta fuera de tiempo, lo cual no solo la FIA conocía, sino que estaba escrito en el documento de la sanción, explicando que los comisarios, pese a recibir la protesta fuera de tiempo, habían decidido admitirla en base a un artículo del reglamento que permite hacerlo.

    Ante este hecho que los comisarios ahora dicen desconocer, y por lo tanto es admitido como nueva prueba, la FIA se ve obligada a revocar la sanción impuesta a Fernando Alonso en el Gran Premio de Estados Unidos, recuperando la séptima posición con la que vio bandera a cuadros.

    A diferencia del documento referente a la primera apelación, donde la FIA desborda soberbia, en este segundo admiten que no hay razón de peso para haber aceptado la protesta de Haas fuera de tiempo, dando la razón a Alpine en su definición de la palabra imposible. Con este mismo pretexto con el que se rechazó la primera apelación, la FIA da la razón a Alpine y determina que la protesta de Haas no se debió aceptar, dejando sin efecto la sanción aplicada a Fernando Alonso.

    Mención nada inocente a Ben Sulayem

    Los comisarios emiten también una recomendación orientada a monitorizar casos como el del piloto asturiano y su espejo retrovisor con el fin de evitar este tipo de problemas de seguridad, añadiendo que el propio presidente de la FIA ya ha iniciado una revisión sobre el uso de la bandera negra y naranja, y evidenciando, sin querer o todo lo contrario, que esta decisión desprende un gran componente político.

    Sea como sea, Fernando Alonso recupera la séptima posición. Siempre y cuando Haas no vuelva a protestar aludiendo que, tal y como se ha confirmado en las reuniones, se les informo que tenían una hora en lugar de la media hora reglamentaria, para presentar la mencionada protesta.

    Fuente: www.caranddriver.com