Charles Leclerc se dispone a estrenar un nuevo motor para el Gran Premio de los Estados Unidos. El monegasco sufrirá una sanción de cinco puestos después de que Ferrari comience a hacer pruebas para la próxima temporada con su motor.

    Leclerc sancionará en Austin

    El piloto monegasco se verá obligado a sancionar por tercera vez esta temporada por un nuevo motor, según avanza la sección italiana de Motorsport.com. El piloto monegasco montará una nueva especificación en el motor de combustión del coche, suponiendo una sanción de, al menos, cinco puestos.

    El piloto monegasco, tras los múltiples problemas de fiabilidad que ha dado el motor Ferrari esta temporada, verá como por tercera vez esta temporada tiene que sancionar. Ya lo hizo en circuitos como Spa y Canadá, y lo tendrá que hacer por una última vez esta temporada en Austin.

    Aún así, el Circuito de las Américas es uno de los circuitos más óptimos para penalizar, al igual que lo fue en su día Spa, por las facilidades que hay para adelantar en este circuito. Por lo que, en el caso de tener que salir aún más atrás, el monegasco contará con opciones para recuperar terreno.

    Ferrari hará pruebas de cara a 2023

    El equipo italiano va a aprovechar esta nueva sanción en el monoplaza de Charles Leclerc con el objetivo de introducir nuevas actualizaciones pensadas para 2023 y, de ese modo, realizar pruebas en pista.

    Las actualizaciones irán enfocadas hacia la fiabilidad, punto en el que Ferrari ha pecado este año. El propio Leclerc ha sufrido esta temporada de múltiples problemas de fiabilidad, entre los que se encuentran más claros como España o Azerbaiyán cuando se encontraba liderando la carrera.

    De esta forma, Charles Leclerc podrá hacer uso de la potencia al completo de su motor Ferrari, puesto que en las últimas carreras ha tenido que llevar un motor más conservador por los problemas en fiabilidad.

    Fuente: www.caranddriver.com