Una decisión puede cambiar el destino de tu futuro. Ser valiente y arriesgarte o precavido y no salir de tu zona de confort. En este caso, Lando Norris prefirió lo segundo. En cierta parte es entendible. El británico es el líder de McLaren, es de la casa, trabaja para una empresa de su país en un equipo que ha salido del pozo y se encuentra luchando por ser cuarta en el Mundial de Constructores, pero que está lejos de ganar. Norris revela que pudo irse a Red Bull, hubo conversaciones con gente del equipo, pero vio en la oferta de los de Woking un futuro que se ajustaba a sus expectativas. Porque juntarse con Max Verstappen es un plus extra de aprendizaje, aunque a la larga puede convertirse en una enfermedad crónica. El neerlandés exprime a sus compañeros de equipo, los envía al límite y les exige subir el nivel a cotas muy altas y muchos caen en un bucle de negatividad del que no salen. Por eso, Lando lo meditó y decidió renovar hasta 2025, con el objetivo de ganar más experiencia, madurez y a partir de ese año ver si se atreve al reto.

    Red Bull llamó a la puerta

    Norris renovó con McLaren mejorando sus condiciones: gana cerca de 23 millones de euros por temporada, un sueldo de estrella. Pero en una entrevista con la publicación alemana Auto Motor und Sport , asegura que también habló con Red Bull antes de comprometerse con ese nuevo contrato con McLaren. “Ha habido conversaciones con Red Bull. Es un equipo que lleva años entre los tres primeros. Pero eso demuestra aún más la confianza que tengo en McLaren. Aunque hubo conversaciones, sentí que McLaren era mejor para mí para lograr mis objetivos“, reveló.

    Añade que existen preguntas que uno se hace y que en mente siempre está querer ganar carreras y mundiales, algo que con McLaren en el presente es difícil que vaya a ocurrir. “Por supuesto, hay conversaciones con otras personas de vez en cuando. Siempre te haces la pregunta: ¿Qué es lo mejor para mi carrera? Después de todo, quiero ganar carreras y ganar campeonatos mundiales”, agregó.

    En la primera mitad de 2018, cuando Norris lideraba a George Russell de Mercedes en la carrera por el título de Fórmula 2, Red Bull intentó fichar a Norris para reemplazar a Brendon Hartley en Toro Rosso. El neozelandés había anotado un punto en las primeras seis carreras, mientras que Pierre Gasly había obtenido grandes puntos en Bahrein y Mónaco.

    McLaren tenía a Fernando Alonso y Stoffel Vandoorne, pero estaban en conversaciones para reemplazar al belga por Esteban Ocon o por Carlos Sainz. Cuando Alonso decidió tomarse sus dos años sabáticos de la F1, McLaren tuvo que mover otra ficha y abrió la puerta también Norris evitando así que los equipos rivales se lo llevaran.

    Una asociación Verstappen- Norris en Red Bull habría creado una de las parejas más potentes de la parrilla. Sin embargo, Norris admite que McLaren era el mejor lugar. “Estoy muy feliz y me siento cómodo. Disfruto en McLaren. Me gusta trabajar con los chicos. Yo creo en ellos. Si no lo hubiera hecho, no habría firmado un contrato a largo plazo. Mi cabeza mira hacia adelante. Mis ideas son a largo plazo. Tenemos que seguir trabajando continuamente. En 2024 será el primer año en el que operamos con nuestra infraestructura casi al nivel de los mejores equipos. El resto depende de nosotros, las personas que trabajamos aquí. Este será nuestro primer año en el que no tenemos excusas”, concluyó el británico.

    Fuente: www.caranddriver.com