La Fórmula 1 pone rumbo a México. El país azteca vive la competición como una fiesta, y cada carrera es más espectáculo que el año anterior. Tienen un ídolo: Sergio Pérez. El mexicano se crece ante su público y cada vez que el Gran Circo llega a su país aprovecha la ocasión para acercarse a su gente. Por las calles de Guadalajara ha realizado una exhibición en una zona histórica de su ciudad natal rodando con el Red Bull RB7, coche con el que Sebastian Vettel logró el campeonato 2011 de la Fórmula 1, en un circuito de 2.6 kilómetros ubicado en una de las principales avenidas de la capital de Jalisco.

    La fiesta de Checo con su gente que empezó tarde

    Una exhibición que congregó a 100.000 aficionados al automovilismo como parte del “Red Bull Show Run” previo a su participación en el Gran Premio de México que tendrá lugar del 28 al 30 de octubre en el Autódromo Hermanos Rodríguez.

    This content is imported from Twitter. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

    La primera salida de Checo Pérez debía darse a las 10 de la mañana hora local de México, pero una zona con asfalto mojado al estar cerca de una fuente retrasó la primera salida del piloto. Miles de personas abarrotaron las avenidas alrededor de la glorieta Minerva, un icono de la ciudad, para deleitarse con la exhibición del piloto más ganador en la historia del automovilismo mexicano.Después, el evento tuvo una pausa de casi dos horas en lo que el equipo realizaba algunos preparativos para un segundo intento en que Pérez rodaría con el RB7, pero con pintura en sus neumáticos.

    Al acabar el acto, afirmó que cree en la victoria en casa: “Es posible, sin duda. Llegamos en un buen momento pero debemos ser perfectos este fin de semana y enfocarnos en todo“, respondió. Es la segunda exhibición que Checo Pérez realiza en su ciudad después de que en 2011 rodara con un Sauber antes de su debut en la Fórmula 1.

    Fuente: www.caranddriver.com