Carlos Sainz no tuvo el fin de semana soñado la semana pasada en Estados Unidos, el madrileño pese a comenzar en la pole, capituló ante Max Verstappen en los primeros metros de la salida, optando por una trayectoria peculiar de cara a la curva 1, lo que propició el accidente con un optimista George Russell, que no esperaba el cambio de dirección de Carlos, accidente que finalmente forzó a retirarse al de Ferrari.

Sin embargo, de cara al GP de México, que tendrá lugar a partir de esta tarde en el Autódromo Hermanos Rodríguez, Sainz ha querido mostrarse de nuevo optimista y soñador ante una carrera que pondrá en juego nuevos elementos, que podrían incidir en el rendimiento de los equipos de cabeza.

Carrera más disputada que nunca

Y es que atendiendo a los últimos años, la altitud de Ciudad de México y las consecuencias de la misma ha desempeñado un rol clave en varias de las citas que se han disputado en este escenario desde su regreso en 2015, factor al que Carlos Sainz se agarra para poner más chispa a un evento siempre llamativo: “Creo que hay una gran posibilidad de que sea una batalla de seis pilotos por la victoria”, analiza el ‘55’, esperanzado en que las distancias entre Mercedes, Ferrari y sobre todo Red Bull, se vean minimizadas en el proceso de adaptación a un circuito más desafiante e imprevisible que la mayoría.

Será interesante; creo que podríamos estar listos para uno de los fines de semana más igualados a menos que uno de los equipos de repente se adapte a estas altitudes mucho mejor que los demás” augura el español de Ferrari, haciendo hincapié en la necesidad de adaptarse en tiempo récord a unas circunstancias genuinas del Gran Premio de México.

Moral intacta

Por otro lado, Carlos ha quitado hierro a lo sucedido hace escasos días en el circuito de las Américas, donde volvió a ver frustrada una carrera esta temporada en el que fue su sexto abandono de 2022: “Tenemos la velocidad”, dispuso Sainz, confiado en su coche y el rendimiento que ofrece pese a las catástrofes en carrera.

Estaría mucho más preocupado y mucho más decepcionado si además [del retiro del fin de semana pasado] no tuviéramos la velocidad, pero hemos dado la vuelta a la temporada y soy uno de los más rápidos”, añadió a colación un Sainz que desde hace un tiempo fija su mirada en 2023, a pesar de no renunciar a nada en lo que queda de 2022: “Es lo que me mantiene motivado y positivo sobre el año”, dijo para finalizar Carlos Sainz.

Fuente: www.caranddriver.com