Daniel Ricciardo ya tiene resuelto el futuro, al menos más inminente dentro de la F1, el piloto de 33 años volverá en calidad de tercer piloto a la que fue su casa por muchos años, y de la que salió por la puerta de atrás tras un amargo 2018.

    Tras este paso adelante enfocado a volver en 2024, Ricciardo reflexiona en una entrevista con Speedcafe sobre sus temores y aspiraciones de futuro para poder reanudar su carrera como piloto titular, que se verá interrumpida en 2023 tras su vía crucis en McLaren.

    Conocer sus fragilidades

    Así, para Daniel, este paso a delante es una base solida pero no significa nada más que ser tercer piloto: “Para dejar las cosas muy claras, todavía no estoy en la parrilla el próximo año”, advierte nada más empezar el de Perth, en referencia a la temporada 2024.

    Pero mira, ciertamente es una forma de seguir involucrado y de darme el tiempo necesario para dar un paso atrás”, continua el australiano, satisfecho con la decisión de volver a Red Bull como puente entre las dos temporadas en que espera recobrar el nivel y confianza.

    A medida que avanzaba la segunda mitad de la temporada, solo necesitaba alejarme un poco, reconstruirme, reiniciar un poco y también encontrar el amor intenso por eso”, agrega el ya ex de McLaren, reconociendo como su bajo estado de forma deportivo ha acabado erosionando su confianza y disfrute tras dos años amargos en Woking.

    Estar a la altura del desafío

    En consecuencia, esta concatenación de problemas que ha acabado haciendo mella en la propia personalidad de Daniel debía cortarse para recuperar una confianza y pasión venidas a menos: “Porque, a este nivel, si no tienes eso, entonces no estoy haciendo justicia para mí ni para nadie a mi alrededor”, mantiene el piloto australiano.

    No digo que lo haya perdido, pero tengo miedo de perderlo”, admite Daniel, reconociendo que todo lo que rodea a su valía como piloto de Fórmula 1 es una incógnita también para él, que podría significar su lápida definitiva en el gran circo.

    Así, Ricciardo, ha pasado a justificar su paso atrás en 2023, sin considerar posibles asientos vacantes de la parrilla como el de Haas o Williams: “Se hizo cada vez más claro que no podía hacer 24 carreras el próximo año; creo que no iba a ser lo correcto para mí”, sostiene el vencedor del GP de Italia de 2021.

    Creo que probablemente me habría agotado más que nada y está en un punto en el que me sentí un poco agotado, en el que necesitaba reducir la velocidad de mi año”, prosigue el ‘3’, sobre la realidad de un piloto de F1:

    Sí, somos muy buenos en lo que hacemos, pero también seguimos siendo humanos y todavía nos cansamos, nos agotamos, nos fatigamos. Y en este nivel de deporte, eso es peligroso, no puedes estar operando al 99 por ciento, incluso”, añade Daniel Ricciardo, a propósito de la exigencia y la motivación como piloto.

    Así que realmente sentí que tenía miedo de no estar en mi mejor momento si hacía otro año”, enfatiza el tercer piloto de Red Bull, a propósito del temor por haber perdido la brillantez que durante años le caracterizó y que le llevó a ser una de las caras más reconocibles de la categoría.

    Miras en 2024

    Obviamente hubo conversaciones con otros equipos y yo estaba como ‘está bien, si no estoy en la parrilla, al menos déjame formar parte de un equipo superior’”, comenta el piloto de Perth, a quien se le situó en otras escuderías de primer nivel como Mercedes, también como tercer piloto.

    Finalmente, Ricciardo analiza su cambio de aires y su incorporación a uno de los equipos punteros, que difícilmente podrá ofrecerle un asiento en 2024: “Si no hay un asiento con ellos, potencialmente pueden ayudar a encontrar un asiento en otro lugar”, dispone Daniel Ricciardo para finalizar.

    Fuente: www.caranddriver.com