El circuito urbano de Yeda es uno de los cúlmenes de la nueva filosofía de la F1 a manos de Liberty Media, así la pista que alberga el Gran Premio de Arabia Saudí desde 2021 reune todos los elementos que convierten un evento en atractivo para la directiva actual de la Fórmula 1: circuito urbano, de altísima velocidad punta –al nivel de Spa-Francorchamps–, con muros adosados a curvas enlazadas de pie a fondo, en un país de oriente medio, y nocturna.

    De este modo, no es de extrañar que al igual que sucedió en su día y sigue sucediendo con el circuito urbano de Bakú en Azerbaiyán, se cuestione la seguridad en un trazado que cohesiona dos filosofías a priori contradictorias y cuya mezcla es altamente peligrosa, al concebir un circuito para F1 con largas rectas o periodos de máxima aceleración, en una pista ‘enjaulada’ donde los muros se encuentran a escasos metros o centímetros de la siguiente curva aumentando la fuerza en caso de impacto y reduciendo la visibilidad de una curva a otra; y por consiguiente, donde sufrir un accidente puede tener unas consecuencias especialmente letales.

    Nuevas modificaciones

    Al igual que sucediese tras 2021 de cara a la segunda edición de 2022, la organización del circuito ya ha provisto de ciertas modificaciones a un trazado que volverá a acoger al gran circo entre el 17 y 19 de marzo de 2023.

    Los cambios quizás más significativos, se han realizado en la sección de las curvas 22 y 23, combinando una colocación más separada de las vallas para conceder más visibilidad, con un piano biselado. En otros puntos se han optado por medidas similares como las curvas 14 y 20, donde se tratará de aumentar el campo de visión del piloto de un giro a otro, reduciendo la zona de dentro pista y por consiguiente la velocidad de paso por esos puntos –estimado en unos 50km/h menos–.

    This content is imported from Twitter. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

    Así mismo, también se han incluido pequeñas variaciones como reajustes en los muros de las curvas 4, 8, 10, 14, 20, y 23; o con la implementación de nuevos pianos en los giros 4, 8, 10, 11, 17 y 23.

    Consultas eficientes con la FIA

    De este modo, desde la organización del gran premio han expresado su satisfacción por los cambios, fruto de una adaptación y adecuación constante de un circuito en aún en desarrollo tras dos eventos: “La evolución del circuito de Yeda Corniche continúa a buen ritmo y estamos encantados de añadir estos nuevos ajustes a nuestra magnífica pista como resultado de las consultas positivas con la FIA, la F1 y los pilotos”, se congratula Martin Whitaker, director de la Saudi Motorsport Company.

    Es vital para cualquier circuito escuchar y aprender de quienes compiten en él y utilizar sus comentarios para crecer y mejorar en todo momento”, prosigue Whitaker, interesado por la seguridad pero sin sacrificar demasiado el ADN del circuito:

    Confiamos en que estos cambios permitan carreras aún más rápidas, más emocionantes y, sobre todo, seguras; estamos deseando ver a los mejores pilotos del mundo luchar aquí bajo las luces de nuevo en 2023”, finaliza Martin Whitaker a propósito de estas nuevas adaptaciones.

    Fuente: www.caranddriver.com