Nico Hülkenberg y Kevin Magnussen estarán más cerca que nunca en 2023, los pilotos que hasta cierto punto comparten similitudes en sus agitadas carreras deportivas en F1, compartirán equipo por primera vez la temporada que viene en una escudería Haas cansada de apostar por el talento joven y que ahora opta por la experiencia para su alineación de 2023.

    Precisamente el hecho de que Hülkenberg y Magnussen vayan a compartir equipo el año próximo generó al principio una situación algo morbosa, después del incidente que ambos tuvieron en Hungría 2017 cuando el danés echó de la pista al germano en la curva 2, quien posteriormente recriminaría la acción directamente a Magnussen en vivo, en zona de prensa, recibiendo una respuesta subida de tono por parte de Kevin y que ya forma parte de la cultura popular reciente de la F1.

    Ahora, más de cinco años después de aquella confrontación, Nico habla sobre el reencuentro con el piloto danés con el que aunará fuerzas para mejorar el rendimiento de Haas.

    Buenas perspectivas

    De este modo, Nico Hülkenberg ha dado su pronóstico a cerca de la relación que espera poder mantener con Kevin la temporada que viene: “Espero tener una buena relación”, lanza el piloto alemán, confiado en dejar aquel episodio atrás y en ofrecer un comportamiento más maduro y en pro de los intereses comunes.

    Precisamente a propósito de la fea conversación de Hungría se ha pronunciado el germano: “Creo que hemos aclarado ese incidente y hemos roto el hielo [a principios] de este año, en realidad”, introduce el ‘27’, quien utilizó con humor lo sucedido para revertir el efecto de aquellas palabras: “Le dije hola con sus mismas palabras exactas del 2017. Le pareció bastante gracioso y divertido”, detalla Hülkenberg, dando a entender que el tiempo ha subsanado las diferencias que pudiese haber entre ambos pilotos.

    No tengo absolutamente ninguna preocupación de trabajar y correr junto a él. Creo que ambos somos adultos, nos respetamos mutuamente y competiremos por el equipo, así que no hay ningún problema”, prosigue un bienintencionado Nico Hülkenberg dispuesto a trabajar en sintonía con Magnussen.

    ¡Sí, podemos intercambiar experiencias sobre qué marca de pañales es buena! Tenemos algunas similitudes ahí”, bromea el piloto que volverá a ser piloto titular en 2023 tras tres años apartado de la primera línea, en referencia a la situación familiar que comparten él y Kevin.

    Vuelta a la parrilla

    Paralelamente, Hülkenberg ha vuelto a pronunciarse sobre su etapa más apartada de la F1, pese a la cual ha participado en 5 grandes premios entre 2020 y 2022, cubriendo las bajas por COVID-19 de los pilotos de Racing Point o Aston Martin: “Fue bueno para mí tener tiempo para digerir, reflexionar sobre algunas cosas, cambiar un poco tu perspectiva también”, analiza el teutón, que sin embargo ganó motivación a lo largo de 2022 para afrontar el desafío en que se embarcará para la próxima temporada: “A veces es difícil cuando tienes que asomarte desde fuera. Este año, verlo se volvió un poco más difícil, especialmente cuando analizas y ves y crees que puedes hacerlo mejor en algunos lugares, así que comencé el proyecto de regreso”, finaliza un Nico Hülkenberg que ya está de vuelta.

    Fuente: www.caranddriver.com