Max Verstappen es el piloto de moda. El número uno de la actual parrilla. Acaba de ganar su segundo título mundial, viene de romper el récord de más victorias en una misma temporada y la F1 se adentra sigilosamente en la época dorada de Max. El neerlandés y Romain Grosjean compartieron paddock y batallas en los circuitos desde 2015 a 2020, pero realmente solo pelearon en el primer año. Después de varias carreras en 2016, Verstappen ascendió de Toro Rosso al hermano mayor Red Bull para disputar victorias con Lewis Hamilton y Sebastian Vettel. Mucho ha cambiado desde aquella etapa. Grosjean ya no está, dejó de correr en la F1 al final de 2020 y se mudó a la IndyCar, donde actualmente conduce para Andretti. Verstappen es dos veces campeón mundial. Años después el francés elogia al joven talento de Red Bull.

    Más tranquilo y respetuoso con los límites

    Grosjean señala en Any Driven Monday que Max ahora es más tranquilo en la pista desde su primer campeonato y admira su estilo de conducción: “Desde que se convirtió en campeón mundial, se ha sentido más en paz con eso. Simplemente conduce de la forma en que conduce. Es una cierta forma que amo y admiro. Se mantiene más dentro del límite ahora que en el pasado“, argumenta Grosjean, deshaciéndose en elogios.

    El piloto de 36 años recuerda los primeros días de Verstappen en el Gran Circo: “Desde su llegada a la F1, ha sido extraordinario y siempre muy rápido. Siendo realistas, solo peleamos entre nosotros en 2015 y en las primeras carreras de 2016, luego se mudó a Red Bull. Con el Haas, nunca tuvimos la oportunidad de pelear contra ese equipo. Estuvimos juntos varias veces y tuvimos grandes peleas. Max es muy impresionante en la Fórmula 1 y en el Campeonato Mundial lo ha hecho bien“, terminó para cerrar el actual piloto de IndyCar.

    Fuente: www.caranddriver.com