Guillaume Rocquelin ha sido una de las figuras más visibles dentro del muro de Red Bull por muchos años, el que fuese ingeniero de pista de pilotos de la talla de David Coulthard o Sebastian Vettel en Red Bull, pasó a jefe de ingeniería de carreras con la marcha de Seb, y desde esta temporada se desempeña en la dirección del programa de talento de la marca austriaca.

    Haciendo uso de su larga experiencia en Fórmula 1 y en el equipo de las bebidas energéticas, Rocky ha querido comparar a los pilotos más destacados que ha impulsado el programa Red Bull, nada menos que Sebastian Vettel y Max Verstappen.

    Vettel, el más completo

    Creo que Sebastian era un piloto más completo que Max cuando llegó con nosotros”, dispone el ingeniero francés en referencia al momento en que ambos aterrizaron en el equipo titular, valorando más positivamente la personalidad de Vettel: “A nivel profesional, técnica, mediación… Se formó en la ‘escuela’ de Schumacher, que era su ídolo”, recuerda Rocquelin sobre los pilotos que ascendieron a Res Bull con 22 y 18 años.

    Hizo muchas preguntas, tomó muchas notas y cuando llegó con nosotros fue muy minucioso. No es casualidad que haya ganado varios títulos. Estaba más preparado técnicamente, mentalmente. Creo que Max tal vez tenía un talento más natural, eso es en lo que más confiaba. Pero Sebastián era el más completo”, valora el ex ingeniero de pista, profundizando en su comparación.

    Max tiene mucho por hacer

    Así, Guillaume Rocquelin ha pasado a sopesar los pros y contras de un carácter tan marcado como el de Verstappen: “Max siempre ha sido un jefe. Tiene una enorme confianza en sí mismo, sabe lo que quiere y es muy directo. Pero seré honesto, Max es técnicamente débil en comparación con otros pilotos con los que hemos trabajado. Creo que todavía tiene mucho progreso por hacer”, sostiene el ingeniero galo, quien considera que Max todavía tiene margen para madurar.

    Es un líder por su actitud, sus resultados. Pero creo que puede mejorar desde el punto de vista técnico y en la forma de desarrollar el coche”, dispone Rocky, que a pesar de todo no deja de ver en el joven Verstappen una evidiable evolución que ya le ha permitido conquistar dos títulos mundiales:

    Lo que más me impactó fue que ha perdido un poco ese ‘hambre desesperada’ que tenía el año pasado”, recalca el ingeniero francés sobre la nueva agresividad contenida que ha fraguado Max tras su primer año de lucha por el campeonato: “Ha madurado. Ha ganado consistencia. Ganar el campeonato le ha dado mucha confianza y ahora pilota de una manera diferente”, dispone en última instancia Guillaume Rocquelin.

    Fuente: www.caranddriver.com