Yuki Tsunoda se encuentra en uno de los puntos más determinantes de su trayectoria en F1. Y es que Yuki aún tiene mucho que demostrar, dado que el piloto nipón ha pasado de incipiente promesa a plantear una seria incógnita a cerca de su capacidad para competir al mejor nivel y que finalmente pueda acabar cumpliendo las expectativas que había depositadas sobre su cabeza y necesita de una temporada de confirmación que podría ser o no 2023, siendo determinante su rendimiento en esta para su devenir en F1.

    Así, la temporada que viene pasará a convertirse en el piloto con más experiencia del equipo, al acompañar a un Nyck de Vries, que pese a estar recién llegado, ya ha dado muestras de necesita poco tiempo para adaptarse. Presión adicional que no parece atosigar a un Yuki Tsunoda ante su tercera temporada en F1, y que a su vez reconoce errores en estas dos temporadas iniciales.

    La ley del más rápido

    De esta manera, para el piloto de 22 años, la ecuación de 2023 será fácil de resolver sobe el rol de los pilotos dentro de la escudería AlphaTauri: “El tipo más rápido liderará el equipo de todos modos, así que no me importa si soy el líder del equipo o no, solo estoy concentrado en mi trabajo”, explica un Yuki Tsunoda, cuya fórmula para sacar su mayor potencial consiste en aislarse de pensamientos más allá de su preparación para 2023.

    Eso no quita que el propio Tsunoda sea consciente de que a lo largo de estas dos temporadas junto a Gasly, se ha sido más permisivo con él, y que ahora esa aura protectora terminará de desaparecer para ponerlo a prueba con un compañero de equipo igualmente prometedor: “Hay muchas cosas que mejorar. Obviamente, soy más responsable este año porque Pierre se va a ir, pero todavía tengo confianza en que puedo lograrlo y volver más fuerte”, mantiene el ‘22’, sabedor de su situación actual y lo crucial de dar un paso al frente.

    En constante mejoría

    Así, el piloto del programa Red Bull ha valorado su progresión personal como piloto en el gran circo desde que aterrizase en la categoría en un abrupto 2021, plagado de accidentes, siendo optimista sobre la evolución en esta, su segunda temporada en F1: “Creo que, en general, he progresado bastante bien en cada carrera de esta temporada. Estoy satisfecho con la forma en que terminé este año”, valora el japonés, haciendo hincapié en su mejora constante, carrera a carrera.

    Sin embargo, esto no quita peso a la facción autocrítica de un Tsunoda que en 2022 también ha cometido errores, como el accidente con su compañero de equipo en Silverstone, o el bochornoso accidente al salir de boxes en Canadá: “Por supuesto que todavía tengo mucho que mejorar, especialmente la regularidad, pero al menos tengo claro el objetivo para el próximo año”, dice para finalizar Yuki Tsunoda ante su desafío para 2023.

    Fuente: www.caranddriver.com