Mark Slade es uno de los ingenieros de carrera con mayor trayectoria en F1 actualmente, el ingeniero británico, a lo largo de su extensa trayectoria deportiva ha trabajado con Raikkonen tanto el McLaren como en Lotus, con Montoya, o Fernando Alonso, habiendo sido reclutado por Haas esta temporada para ser el nuevo ingeniero de Kevin Magnussen.

    Recientemente, en una entrevista concedida a MotorLat, el veterano ingeniero quiso hablar sobre su etapa junto a Fernando, la cual se redujo a la temporada 2007, año en el que las innumerables polémicas que asaltaron al equipo que reunió a Hamilton con Alonso, llevaron a los de Woking a tirar por la borda el campeonato de pilotos, después de quedar descalificados del de constructores.

    Fernando, un piloto como ninguno

    De este modo, y a pesar del marcado partidismo que tomó McLaren por el novato Lewis Hamilton, Slade no tiene malas palabras para el que fue su compañero de trabajo en 2007: “Trabajar con Fernando fue genial”, abre el ingeniero británico, destacando la decidida mentalidad del ovetense: “Él es el terminator de la Fórmula 1, ¿no es así? Simplemente nunca se da por vencido, y es súper rápido”, prosigue Mark.

    Simplemente sabías que estabas trabajando con alguien que estaba tratando desesperadamente de ganar cada carrera en la que corría, así que eso fue fantástico”, sostiene el actual ingeniero de Kevin Magnussen, quien más que reprochar algo a Fernando, le alaba como piloto y trabajador.

    McLaren fue quien tiró el campeonato

    En consecuencia, para Slade, al contrario que la opinión proveniente del equipo de Woking, el verdadero problema estaba en la propia gestión de Ron Dennis y compañía: “Para ser honesto, los problemas estaban más dentro del equipo”, señala Mark Slade, quien concreta: “El ambiente de equipo era bastante pobre. Creo que sucedieron algunas cosas que exageraron los problemas que había allí”, asegura el ingeniero.

    Las cosas no funcionaron como deberían haberlo hecho. Realmente acabamos por desperdiciar el campeonato en 2007”, resume Mark Slade, para el que la crisis que generó dejar a ambos pilotos competir, para finalmente apostar por el debutante frente al bicampeón, acabó costando cara a McLaren.

    Por todo ello, para Slade, de haber seguido un comportamiento más coherente, el curso de la historia de la F1 podría haber tomado otros tintes: “Creo que si Fernando hubiera estado respaldado adecuadamente, probablemente hubiéramos ganado los campeonatos de 2007 y 2008. Quién sabe qué habría pasado después de eso, pero ahí lo tienes. Así es como fue”, opina el ex ingeniero de McLaren.

    De este modo, y pese a todo lo que sucedió en una temporada en la que McLaren se convirtió en un volcán en erupción, para Slade, poder trabajar con Fernando deja, al menos, un grato recuerdo de aquella experiencia: “Nunca tuve un problema con el propio Fernando. Disfruté muchísimo trabajar con él”, concluye el antiguo ingeniero de McLaren, Mark Slade.

    Fuente: www.caranddriver.com