Nico Hülkenberg será el encargado de formar dupla con Kevin Magnussen de cara a 2023 en el equipo Haas, el piloto alemán que a lo largo de la última década ha pilotado para marcas como Williams, Renault, Sauber o Force India, regresará a la parrilla como primer piloto después de unos años en los que ha pasado por diferentes tipos de fases en su percepción de la F1 y que ahora analiza para explicar su regreso como primer piloto, tres años después de abandonar Renault.

    2020, un sano reposo

    Y es que al contrario de lo que pueda llegar a pensarse, para Nico fue muy importante hacer un alto en el camino, una vez salió del equipo Renault, al término de la temporada 2019: “Después de 2019, creo que [un descanso] era lo que quería y lo que necesitaba”, asegura el ‘27’, que en aquel momento tomó de buena gana dejar el gran circo para dedicarse a compromisos personales como el crear una familia.

    No era un tercer piloto en ese momento, así que realmente tuve tiempo para dar un paso atrás y desconectarme [de la F1] correctamente”, prosigue el germano, sobre un descanso que sin embargo tendría sus constantes interrupciones durante la temporada 2020, marcada por el COVID-19:

    Una vez que comenzó la temporada 2020, vine a Silverstone para reemplazar a Checo, pero me vino bien tener un tiempo libre, para digerir y reflexionar sobre algunas cosas”, prosigue Hülkenberg, que en aquel año realizó tres reemplazos en el equipo Racing Point, tanto a Pérez –en el doblete de Silverstone–, como a Stroll –en Nurburgring–.

    Demasiado descanso

    Sin embargo, este cómodo descanso se tornó demasiado largo durante la siguiente temporada, en la que sufrió quedarse apartado de la acción, en un año donde no se dedicó a nada más que ser reserva de Aston Martin: “También cambia un poco tu perspectiva, y luego, en 2021, fue difícil cuando tenías que mirar cuando estabas al margen”, introduce el piloto de 35 años, que continúa sobre lo que sintió en 2021:

    Pero en ese momento, sigo pensando que estaba bien para mí, pero este año ver la F1 fue un poco más difícil, especialmente cuando analizas y ves y piensas lo que podrías hacer mejor en algunos lugares”, mantiene Hülkenberg, que confiado en sus aptitudes no pudo menos que sentirse impotente de no poder estar en ‘ciertos lugares’.

    Metas en 2023

    Uno de los motivos por los que la figura de Hülkenberg es recordada, es por ser el piloto con más carreras sin conseguir un solo podio, ahora, ante una nueva oportunidad que se le abre en 2023 de poner fin a tan mala estadística, Hülkenberg se muestra sincero sobre sus objetivos para esta temporada: “Creo que tienes que ser realista sobre tus sueños y metas”, señala el alemán.

    Para mí, [el objetivo] es simplemente maximizar lo que tenemos”, asegura Nico, cuyas expectativas dependerán en todo momento de la competitividad que Haas pueda brindarle a él y a Magnussen durante la próxima temporada: “Obviamente depende de cuán competitivo sea el paquete en el que corres, pero siempre hay circunstancias para las oportunidades para que puedas tener suerte algún día”, indica el ‘27’, sabedor de que la suerte siempre puede generar alguna oportunidad inesperada de hacer algo importante, como la pole de Magnussen en Brasil.

    Pero creo que solo necesitamos maximizar cada fin de semana de carrera para no dejar nada sobre la mesa y obtener el mejor resultado posible”, resume para finalizar un Nico Hülkneberg, que en su regreso a la F1 se centra en hacer un buen trabajo en aquellos aspectos que sí están bajo su control.

    Fuente: www.caranddriver.com