Carlos Sainz y 2022 no ha sido la historia de éxito que muchos imaginaban a comienzos de temporada, cuando el potencial de Ferrari parecía inmensamente superior al de todos sus rivales, incluido Red Bull, dejando como resultado una temporada plagada de abandonos, descenso en el rendimiento del monoplaza, una dura adaptación a un nuevo concepto de F1, sobre la que ahora vuelve a hablar Sainz.

    Más duro de lo imaginado

    De este modo, Sainz se sincera una vez más sobre un comienzo de campaña inesperadamente difícil, al dar con un concepto de F1 bastante opuesto al estilo de pilotaje del madrileño: “No voy a mentir, la primera mitad también fue demasiado difícil para mí en comparación con lo que esperaba”, reconoce el piloto español, que tuvo que lidiar con una situación completamente novedosa en su paso por la categoría, y no precisamente en un sentido positivo:

    Con cada coche que he pilotado en la Fórmula 1, siempre me he adaptado de inmediato. Era la primera vez en mi carrera que estaba dos o tres décimas por debajo del ritmo y tuve que agachar la cabeza para tratar de averiguar dónde estaban esos dos o tres eran tres décimas”, detalla el ‘55’, que a pesar del buen rendimiento de su Ferrari en las primeras citas del año, tuvo que centrarse en comprender mejor un coche enigmático, lejos de los éxitos de su compañero de equipo:

    Charles lo hizo extremadamente bien en la primera mitad de la temporada, lo que me mostró un poco más mis límites y al final los encontré. He llegado a un buen nivel con este coche y esa es la base y el ritmo con los que ahora puedo pilotar desde principios del año que viene”, asegura un confiado Carlos Sainz, que después de todos los sufrimientos de 2022 está preparado para afrontar la temporada que viene cargado de motivación.

    Adaptación que nadie le ha regalado

    A propósito de esta fase de adaptación y recuperación que ha abarcado gran parte de 2022, Sainz se centra en desmentir ciertos rumores: “¡Leí en alguna parte que el coche evolucionó hacia mi estilo y sé que eso es completamente falso!”, establece el de Ferrari, que se ha tenido que trabajar su adaptación al SF-75:

    Acabo de aprender a conducirlo. Cambié mi estilo de pilotaje personal y ajusté la puesta a punto un poco más a mi gusto, pero el coche no evolucionó en mi dirección ni nada”, insiste Sainz, que una vez sacrificada la temporada 2022 para sentirse uno con el monoplaza, se siente de nuevo preparado para luchar por grandes metas en 2023:

    Quiero comenzar esta temporada [2023] mucho más fuerte, un poco más de la forma en que terminé esta. Como un mejor piloto con más conocimiento y con mucho más conocimiento de esta generación de autos, debería verme el año que viene hacerlo más fuerte”, dispone Carlos Sainz para finalizar.

    Fuente: www.caranddriver.com